Actualizado 28/06/2010 21:36 CET

Experto ve necesario un clima de mayor confianza para que el empresario pueda fomentar la contratación indefinida

PALMA DE MALLORCA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director del Instituto Cuatrecasas de Estrategia Legal en Recursos Humanos, Fernando Moreno, afirmó hoy en Palma que la reforma laboral aprobada el pasado 16 de junio por el Consejo de Ministros no propiciará de forma necesaria la creación de empleo, y aclaró que España disminuirá su elevada tasa de paro sólo cuando crezca la actividad económica, para lo cual debe darse un escenario de "confianza" para el empresario, que le permita fomentar la contratación de trabajadores de forma indefinida.

Así lo expuso Moreno en la rueda de prensa anterior a la conferencia que pronunció esta tarde en la sede de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB) ante 120 empresarios y directivos de las islas. Moreno, quien durante 18 años dirigió el departamento de Relaciones Laborales de la CEOE, aseveró que lo que debe fomentar la reforma, y es en este punto donde "empieza a fallar por insuficiente", es que cuando se cree empleo en España, fruto de una reactivación de la actividad productiva, éste sea "distinto" del actual, en referencia a la elevada temporalidad.

Por su parte, el presidente de la patronal balear, Josep Oliver, coincidió con el director del Instituto Cuatrecasas al afirmar que la creación de puestos de trabajo no depende únicamente de la reforma, sino también de las condiciones económicas del país, aunque remarcó la necesidad de "encontrar salidas" para que el empresario tenga la capacidad de contratar.

No obstante, Oliver aseguró que la contratación temporal "debe seguir subsistiendo" y que la contratación indefinida debe regularse para que se incentive el empleo.

En relación al despido, el presidente de la CAEB aseguró que el cese del trabajo por las cuestiones que se establecen en la reforma laboral debe ser "lo más simple y claro posible" siempre y cuando éste sea necesario para salvar a las empresas.

En este sentido, Moreno señaló que la legislación vigente hasta la aprobación del decreto ley propiciaba que el país saliera de la crisis mediante contratos temporales y despidos, lo que evidencia que en España era "más fácil" despedir a los trabajadores a pesar de los costes que adaptar sus jornadas laborales o sus salarios, tal y como se hizo en Alemania.

En términos generales, el ex responsable de Relaciones Laborales de la CEOE consideró que la reforma está "bien orientada", puesto que "intenta corregir" algunos problemas estructurales que tenía el mercado laboral español, como son la temporalidad, la falta de adaptabilidad de las empresas, el coste de los despidos y la imposibilidad de que la iniciativa privada participara en la intermediación en los mercados de trabajo.

Oliver, por su parte, aseveró que desde la patronal autonómica esperan que la tramitación parlamentaria del decreto "mejore la reforma", porque, según su opinión, "empeorarla ya sería muy difícil".

PROTECCIÓN PARA LOS FIJOS DISCONTINUOS

En relación a la estacionalidad que caracteriza a la economía de las islas, el presidente de la CAEB afirmó que el decreto ley debería tener en cuenta las especificidades de las zonas turísticas de España, como es el caso de Baleares, por lo que la reforma "no debería gravar" los contratos fijos discontinuos, sino que éstos, según remarcó, "deberían protegerse".

Oliver recordó que la reforma gravará los contratos que no sean indefinidos, si bien desde la patronal consideran indefinidos también a los trabajadores fijos discontinuos, por lo que, según su opinión, este tipo de empleados no debe ser objeto de ningún gravamen extraordinario.

En este sentido, el director del Instituto Cautrecasas aseguró que la temporalidad en sí "no es mala", sino que lo perjudicial es la temporalidad "injustificada".

Por ello, Moreno especificó que "hay que ajustar la temporalidad a los sectores que son temporales", como es el caso de la agricultura, la hostelería o el turismo.