La FAIB deberá abandonar su local en abril al no poder asumir el pago del alquiler

Actualizado 09/02/2008 14:29:37 CET

PALMA DE MALLORCA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Inmigrantes de Baleares (FAIB) deberá abandonar en el espacio de un mes y medio el local en el que se encuentra actualmente su sede, ubicada en el número 31 de la calle Joan Maure Bisbe, en Palma, al no poder asumir el pago del alquiler por falta de financiación. La Federación agrupa a 18 asociaciones de inmigrantes y es la más representativa de la Comunidad.

Su presidenta, Marlene Perea, tuvo conocimiento el pasado 30 de enero de que el 28 de diciembre el Govern había publicado en el Boletín Oficial de les Illes Balears (BOIB) la oferta de convocatoria para optar a un contrato de arrendamiento de un local para asociaciaciones de inmigrantes, que venció un mes después (28 de enero). "Estábamos esperando como agua de mayo la convocatoria, pero se nos pasó".

La FAIB ocupa un local cedido, por el cual no paga ninguna renta, y cuya propietaria en el margen de un mes tiene previsto poner en alquiler. "Nos tendríamos que haber ido ya, pero hemos logrado que nos dé un margen de un mes, entonces ya veremos", explicó Perea, que recordó que ésta es al menos la tercera vez que cambia de local por falta de financiación. "La última vez tuvimos que guardar todas las cosas en un gallinero", rememoró.

La situación actual no es muy distinta. "Hemos tenido que vender la mesa de juntas y muchos trastos ya están amontonados a la espera de trasladarlos", precisa. Sin embargo, lo peor, explica, es el hecho de que al quedarse sin local, no podrán seguir con las clases, cursos y demás actividades formativas que imparte la FAIB a numerosos inmigrantes residentes en Mallorca, una labor ampliamente reconocida.

El pasado día 18 se celebró el Día Internacional del Migrante, para lo que la Federación organizó diversas actividades lúdico-festivas durante todo el día, a las que, lamentó, "ningún político facudió", porque, argumenta, "estos actos no les dan visibilidad".

Pese a no estar totalmente satisfecha con la labor de la ex Conselleria de Inmigranción, Perea destacó que "al menos entonces veíamos a algún político", aunque cayera demasiado a menudo, en referencia a la ex consellera, Encarnación Pastor, "en el folclorismo". "Ahora (los políticos) están desaparecidos", aunque reconoce que "se están haciendo cosas para mejorar la integración de este colectivo".