La Fiscalía pide 5.400 euros de multa al hijo de Cursach por un comentario en Internet que suplantaba a un testigo

Bartolomé Cursach en su jucio por tenencia ilícita de armas
Europa Press - Archivo
Publicado 30/10/2018 17:16:38CET

La defensa del testigo suplantado pide tres años de cárcel y una indemnización de 12.000 euros

PALMA DE MALLORCA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía solicita 5.400 euros de multa para el hijo del empresario Bartolomé Cursach por un presunto delito de calumnias contra el juez Manuel Penalva y el fiscal Anticorrupción Miguel Ángel Subirán, a través de un comentario publicado en un diario digital haciéndose pasar por un testigo de la macrocausa de corrupción.

Por su parte, la representación legal del testigo suplantado, que ejerce el abogado Álvaro Martín, pide una pena de tres años de cárcel y una indemnización de 12.000 euros para su cliente al añadir a la acusación el delito de suplantación de identidad además del de calumnias. La fecha del juicio está pendiente de señalamiento.

El comentario fue publicado en una noticia relativa a la instrucción de la causa la tarde del 7 de noviembre de 2018, utilizando el nombre y apellidos del testigo, que había declarado contra Cursach. El texto era el siguiente: "Como testigo protegido que soy, he de admitir que también sufrí presiones del juez y fiscal para que me inventara acusaciones".

El testigo vio el comentario publicado a su nombre y presentó una denuncia. La Policía Nacional rastreó la dirección IP desde la que se publicó el mensaje y la vinculó con la principal mercantil del Grupo Cursach Ocio, gestionada por el acusado, según el escrito de la acusación particular. La vivienda aparejada a la dirección IP es la utilizada como habitual por el hijo de Cursach, añade.

La acusación particular sostiene en su escrito que el comentario se realizó "con la intención de menoscabar la fama y el honor" del testigo para restarle "credibilidad" y crear "incertidumbre" en este conocido caso judicial.

Además, el abogado argumenta que el comentario buscaba "infundir en la opinión pública la idea de que tanto el juez instructor como el fiscal" son "corruptos por haber extorsionado y presionado a testigos para declarar en contra de Cursach". "Se crea un ambiente de confusión y de desconfianza hacia las instituciones judiciales", alega.

En la misma línea, el Ministerio Fiscal acusa al hijo de Cursach de haber realizado el comentario utilizando un pseudónimo "con ánimo de atentar contra el honor de juez y fiscal" que trabajaban en la instrucción del caso.