Actualizado 02/03/2015 13:25 CET

El hospital de Inca incorpora la variable del dolor en sus historiales

Miembros del equipo de enfermería
GOVERN

Utilizan la escala visual analógica con lo que el nivel de dolor que presenta el paciente queda registrado en su historia clínica

PALMA DE MALLORCA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Comarcal de Inca ha registrado e incorporado en la historia clínica de sus pacientes la variable del dolor, denominada como la quinta constante vital, con lo que este centro hospitalario "sigue avanzando para implementar nuevas tecnologías" con la finalidad de dar una atención de "más calidad y más amplia a sus pacientes".

Según ha explicado este lunes el Govern mediante un comunicado, aunque el dolor se define como "una experiencia sensorial y emocional desagradable" y no hay un método objetivo y directo que haga posible evaluarlo, la escala visual analógica (EVA) es actualmente el método más universal, que utiliza valores comprendidos entre 0 y 10.

De esta manera, explican que éste es un abordaje válido y fiable para medir el dolor, ya que es un procedimiento relativamente simple, que ocupa poco tiempo y permite cuantificar el dolor de una manera que proporciona al personal sanitario información útil y eficiente.

Para desarrollar el sistema, el hospital ha desarrollado una integración informática con la que se registra la quinta constante y la incluye en la historia clínica, lo que permite valorar el dolor y establecer las medidas que puedan optimizar el bienestar del paciente.

Las constantes vitales tradicionales, las que ofrecen un conjunto de valores que indican el estado de un paciente, se limitan a la temperatura corporal, el pulso, la respiración y la presión arterial del paciente. Por esta razón, la estandarización del parámetro del dolor como constante vital básica e integrada en un plan de cuidados de enfermería supone, según dicen, "un avance muy importante, pues favorece las actuaciones específicas y protocolizadas para atenuarlo".

Por esto, aseguran que disponer de este registro junto a las otras cuatro constantes hace posible mejorar la calidad de vida del paciente al aliviar o disminuir su sufrimiento por medio de la estandarización de los cuidados de enfermería en el tratamiento del dolor.