El IbSalut inicia la implantación de una red de electrocardiografía integrada

Reunión del Comité Radelec
CAIB
Publicado 30/07/2018 14:02:00CET

PALMA DE MALLORCA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Comité Radelec se ha reunido este lunes para iniciar la implantación de una red que integrará todos los dispositivos de electrocardiografía de Baleares, con un proyecto adjudicado por un valor de 1.070.850 euros.

Según ha detallado en una nota informativa la Conselleria de Salud, el electrocardiograma es una prueba básica pero imprescindible en la valoración de las enfermedades del corazón y dicha red permitirá recuperar y comparar electrónicamente los electrocardiogramas que se hagan en cualquier dispositivo asistencial de las Islas.

El Comité Radelec cuenta con representantes del Servicio de Salud, del Área de Salud de Ibiza y Formentera, del Área de Salud de Menorca, del Hospital Universitario Son Llàtzer, del Hospital Universitario Son Espases, del Hospital de Inca, del Hospital de Manacor y del 061.

Dicho Comité está formado por 18 profesionales que periódicamente se reunirán para hacer el seguimiento y control de los servicios y de los suministros del contrato.

Entre otros aspectos, auditará la revisión de las especificaciones funcionales de cada uno de los objetivos, el grado de cumplimiento de los objetivos, las tareas de desarrollo, las reasignaciones y variaciones de efectivos de personal dedicado al proyecto, la validación de las programaciones de actividades realizadas y la toma de decisiones correctivas.

De este modo, se desarrollará y se implantará una red que consistirá en una base de datos y un repositorio central del IbSalud que asegurará todo el proceso y se dotará de unos 200 electrocardiógrafos.

Desde la Conselleria han explicado que es especialmente trascendente la comparación de los cambios del electrocardiograma cuando los pacientes presentan dolor en el pecho, palpitaciones o fatiga, pero muchas veces estas pruebas no se pueden recuperar a causa de pérdidas del registro en papel o porque están archivadas en historias clínicas electrónicas diferentes de aquella donde figuran los datos del paciente en el momento de la prueba.

Se trata de una medida que la Dirección Asistencial del Servicio de Salud ha planteado atendido el impacto que se deriva del conocimiento preciso de los electrocardiogramas hechos a los pacientes durante la atención sanitaria, especialmente la urgente; por lo tanto, se implantará un sistema estable y seguro de obtención, registro, almacenamiento y visualización por toda la red sanitaria pública de las Islas.

Se espera que este proyecto esté totalmente implantado durante la primavera de 2019.