Palma se suma a la campaña 'Ciutat 30' de la Red de Ciudades por la Bicicleta para limitar la velocidad en la vía urbana

Publicado 15/12/2018 8:00:36CET

PALMA DE MALLORCA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El equipo de Govern trasladará al pleno de diciembre, para su aprobación, una proposición para que Palma se adhiera a la campaña 'Ciutat 30', que impulsa la Red de Ciudades por la Bicicleta (RcxB), después de conseguir el visto bueno de todos los municipios que forman parte.

Según ha informado este viernes el Consistorio en un comunicado, Palma se suma a la petición que se trasladará al Gobierno central de limitar la velocidad dentro de la red vial urbana a 30 km/h y otorga a los municipios la potestad para incrementar esa velocidad en aquellas vías que sea necesario. Se espera que la propuesta pueda contar con el apoyo de toda la corporación municipal, tal y como se ha hecho en otras ciudades del país, como ha asegurado el Ayuntamiento.

El objetivo es conseguir ciudades más seguras y sostenibles, mientras que para hacer efectivo el cambio con esta medida se solicita al Gobierno central que "modifique el Reglamento general de circulación para que incluya por defecto la limitación de 30 km/h en todos los núcleos urbanos", tal como recoge la proposición.

En caso de incrementar la velocidad, el ayuntamiento deberá "garantizar espacios seguros de circulación para las bicicletas mediante la segregación de carriles bici". Sin embargo, en el resto de vías, con uso más local y vecinal, limitadas a 20 o 30 km/h, "la prioridad de viandantes y ciclistas se podrá remarcar mediante señalización específica".

EL INFORMA DE LA INICIATIVA

La iniciativa surge ante la necesidad de permitir la convivencia segura entre vehículos motorizados, no motorizados y viandantes, reduciendo así la siniestralidad vial, según han destacado desde el Consistorio.

Según han recogido a través del último informe de la OCDE, 'Velocidad y riesgo accidental', el riesgo de muerte de un viandante atropellado "se multiplica por cinco cuando la velocidad de impacto pasa de 30 a 50 km/h".

Así, una 'Ciudad 30' contribuye también a una mejora general de la salud pública y a menguar la contaminación ambiental. Además, y de forma paralela, Palma es una "Ciudad Amiga de la Infancia" que trabaja para eliminar las barreras arquitectónicas y fomentar la accesibilidad universal.