Actualizado 30/09/2008 20:43 CET

Pleno.- La conselleria de Salud y Consumo refuerza los derechos de los consumidores ante el apagón analógico de la TV

El nuevo sistema se adelanta en Baleares al 2009, un año antes de que al resto del Estado

PALMA DE MALLORCA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) - -

La Conselleria de Salud y Consumo ha regulado mediante una orden los derechos de los consumidores y usuarios de Baleares ante el apagón analógico de la televisión, situación que se producirá el 2009, un año antes de que al resto del Estado.

Así lo destacó hoy el conseller Vicens Thomàs, en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por el Grupo socialista, quien destacó que dicha orden, que está en vigor desde el pasado 27 de septiembre, "es una muestra más de que desde su departamento se trabaja en defensa de los consumidores".

Según explicó en su intervención, la orden "pretende garantizar los derechos de los ciudadanos en el actual momento de transición de sistemas y durante todo el proceso de implantación de la televisión digital terrestre TDT".

Además, recordó que el denominado apagón analógico supondrá para los usuarios tener que realizar diferentes actuaciones por adecuarse a la nueva tecnología, entre las que destacan la configuración al sistema colectivo de recepción de televisión, la adquisición de un receptor TDT y la compra de un televisor preparado para esta tecnología.

En concreto, la normativa regulará la prestación del servicio de adaptación al nuevo sistema TDT y la información que se debe dar a las personas que vuelan adquirir un receptor TDT o un nuevo televisor.

OBLIGACIONES PARA LOS INSTALADORES

Además establece una serie de obligaciones para los instaladores de sistemas de recepción de televisión en edificios de viviendas, para los vendedores de aparatos receptor de TDT y los vendedores de aparatos no receptores de TDT.

De este modo, los instaladores de sistemas de recepción deberán someterse a firma un presupuesto previo a la realización de los trabajos" y tendrán que entregar una factura debidamente desglosada "con una garantía mínima de un año de los trabajos realizados".

Por su parte, los vendedores de aparatos receptores de TDT, tendrán la obligación de indicar si el aparato que se ofrece está preparado por recibir televisión digital terrestre y si el aparato receptor tienen funciones interactivas o no, precisó el conseller.

Finalmente, los vendedores de aparatos no receptores de TDT deberán indicar en lugar bien visible que el aparato NO está preparado por recibir TDT sin un receptor externo.