El PP de Menorca califica el 2017 de "otro año perdido y de grave retroceso" por los "incumplimientos" del Consell

Diputada del PP, Asunción Pons
PP
Actualizado 29/12/2017 14:58:23 CET

PALMA DE MALLORCA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general del PP de Menorca, Asunción Pons, ha manifestado este viernes que "el 2017 es otro año perdido y de grave retroceso para los menorquines por los reiterados incumplimientos, los retrasos y por la incapacidad del gobierno del Consell insular, que demuestra falta de valentía y de reivindicación ante el Govern del Pacte a favor de los menorquines".

Asimismo, la formación ha lamentado y denunciado en un comunicado "las valoraciones triunfalistas y de autosatisfacción que difunden los partidos del Consell insular al presentar un falso balance del año, en lugar de realizar autocrítica, admitir su ineficaz gestión y demostrar otro talante ante la cada vez mayor relación de omisiones, olvidos y actuaciones sin realizar", según ha declarado Pons.

Entre los incumplimientos, la secretaria general ha expresado que "aún no se ha levantado la moratoria para el alquiler turístico ni se ha aprobado la zonificación, a pesar de que Susana Mora afirmó en julio que estaría solucionada antes de diciembre". "El Consell no ha hecho los deberes, traslada sus responsabilidades a los ayuntamientos y no ha definido las zonas donde se permitirá el alquiler turístico de viviendas", ha añadido.

Además, según Pons "ha transcurrido un año y aún no se ha creado el consorcio público-privado, tampoco se ha redactado el plan director y los grandes proyectos anunciados --hotel de lujo de 40 habitaciones, residencia para 200 estudiantes y profesores, entre otros-- carecen de recursos y de financiación, tal como ha denunciado recientemente el Cercle d'Economia de Menorca".

Otro incumplimiento durante este año ha sido la recarga del acuífero de Migjorn con aguas regeneradas, que fue anunciada en octubre de 2016 como compromiso medioambiental del Govern y que tampoco se ha llevado a cabo.

También forma parte de las acciones prometidas pero no desarrolladas el traslado fuera de Menorca de los lodos tóxicos de la antigua depuradora de Ferreries.

Además, el PP ha denunciado el incumplimiento del traspaso de la promoción turística, que debía haber sido transferida y entrado en vigor el 1 de enero de 2017. "Un año después aún se desconoce cuándo se hará efectiva esta transferencia, que ha sido aceptada por el Consell con una mala dotación, lo que constituye un grave error político porque supone pan para hoy y hambre para mañana porque los recursos que aporta el Govern para ejercer la competencia son totalmente insuficientes, lo que obliga al Consell a aportar fondos propios", ha comentado Pons.

La 'popular' ha calificado de "ficticios" los presupuestos de la institución insular para el 2018, "sin proyecto político y regreso al gasto desmesurado".

La secretaria general del PP ha aludido a "otro incumplimiento que evidencia el doble discurso y la incoherencia de los partidos de izquierdas, que exigen unas cosas cuando están en la oposición y practican otras cuando gobiernan, es el rechazo a la enmienda presentada por el PP para que el Govern ayude al Consell insular a pagar la 'sentencia Cesgarden'".

En esta línea, Pons ha recordado que el conseller Marc Pons, "cuando era diputado del PSOE en la oposición, exigía esta aportación del Ejecutivo balear al Consell de Menorca, que hoy niega, pero destina 2,5 millones de euros al Ayuntamiento de Valldemossa (Mallorca) para la expropiación de los terrenos del huerto de Sa Cartoixa".

Entre otros incumplimientos, los 'populares' han destacado que el Govern del Pacte "no tenga ninguna previsión para empezar a liquidar los 8,5 millones de euros pendientes de pago al Consell insular en concepto de anticipos a cuenta del modelo de financiación" o la disminución de vuelos, hecho que "incrementa el aislamiento de Menorca y una mala conectividad aérea".

Por último, el PP de Menorca también ha denunciado la imposición del catalán en la sanidad pública, que "ha sido rechazado por las organizaciones profesionales y los sindicatos, provocando la movilización y el malestar de médicos y enfermeras, con unas exigencias superiores a las que aplican en Cataluña, Galicia y el País Vasco", ha concluido Pons.