Seis personas, la mayoría de colectivos de riesgo, han sufrido golpes de calor en Baleares desde el 1 de junio

Publicado 12/07/2019 14:00:09CET
Una mujer bebe agua de botella para refrescarse cerca de Madrid Río un día antes de que, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), llegue a la península Ibérica y en Baleares la primera ola de calor del verano de 2019.
Una mujer bebe agua de botella para refrescarse cerca de Madrid Río un día antes de que, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), llegue a la península Ibérica y en Baleares la primera ola de calor del verano de 2019.Jesús Hellín - Europa Press

Tres de los afectados son hombres que estuvieron expuestos al calor por motivos laborales

PALMA DE MALLORCA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Seis personas, la mayoría de colectivos de riesgo, se han visto afectadas por un golpe de calor en Baleares desde el 1 de junio, según datos de la Conselleria de Salud.

Tres de los afectados son hombres que estuvieron expuestos al calor por motivos laborales y dos son mujeres de 65 años o más. Cinco de los afectados fueron atendidos en los hospitales públicos de las Islas Baleares (dos en el Hospital Universitario Son Llàtzer, uno en el Hospital de Manacor, uno en Can Misses y uno en el Hospital de Formentera) y el otro en el centro de salud Escola Graduada de Palma.

SÍNTOMAS DE UN GOLPE DE CALOR

El golpe de calor es una situación que puede ser grave, en la que la temperatura corporal llega a los 40 grados y el cuerpo no puede rebajarla por sí mismo de manera eficaz. Es causado por la permanencia prolongada en ambientes muy calurosos o por realizar una actividad física intensa cuando hace mucho calor.

Se reconoce por la aparición de síntomas como una temperatura muy elevada, piel enrojecida, caliente y seca; pulso acelerado y respiración rápida, calambres, dolor de cabeza, náuseas o vómitos, somnolencia y mucha sed. También puede haber confusión, convulsiones y pérdida de conocimiento (que a veces es el primer síntoma en adultos mayores).

QUIÉNES TIENEN MÁS RIESGO DE SUFRIR UN GOLPE DE CALOR

Las personas que tienen más riesgo de ser afectadas por un golpe de calor son las mayores de 65 años (y más si viven solas o son dependientes), los bebés y los niños pequeños, las personas con enfermedades crónicas o con determinadas medicaciones -como antidepresivos, diuréticos, antihipertensivos...-, los trabajadores en ambientes calurosos, y las personas que hacen ejercicio físico intenso en las horas de más calor.

Los servicios médicos están obligados a notificar los datos sobre casos de golpes de calor, que recoge el Servicio de Epidemiología de la Dirección General de Salud Pública. Estos datos se registran del 1 de junio al 15 de septiembre.

CÓMO PREVENIR LOS GOLPES DE CALOR

Para prevenir los golpes de calor, la Conselleria recomienda cerrar las ventanas y las persianas o cortinas cuando entre directamente el sol en casa, ventilar en la primera y última hora del día y procurar permanecer en las habitaciones más frescas. También aconsejan ducharse varias veces al día o refrescarse la piel con toallas húmedas.

En la calle, piden evitar las horas de más calor y las actividades físicas intensas, buscar la sombra y ponerse ropa ancha y de tejidos ligeros con colores claros. También recomiendan llevarse una botella de agua. Nunca hay que dejar a alguien en un vehículo aparcado, ni con las ventanillas bajadas, porque la temperatura se puede elevar rápidamente en pocos minutos.

En cuanto a la comida y bebida, es recomendable beber líquidos en abundancia incluso cuando no se tiene sed. La mejor bebida es el agua y se deben evitar bebidas alcohólicas -porque deshidratan-, excitantes -como café o té- o con mucho azúcar. Se recomienda que sea agua a temperatura ambiente y no demasiado fresca. Los zumos de frutas, leche y sopas frías como el gazpacho también ayudan, así como la ingesta de fruta y verdura y evitar las comidas calientes y copiosas.

CÓMO ACTUAR ANTE UN GOLPE DE CALOR

La Conselleria indica que en caso de detectar -o sospechar- un golpe de calor hay que llamar al 061 y ponerse en un lugar fresco y a la sombra. Para ayudar a alguien con un golpe de calor aconseja quitarle el exceso de ropa, mojarlo con agua fresca y abanicarlo.

Contador