Absuelto el único acusado por la masacre de Omagh, en la que murieron dos españoles

Actualizado 20/12/2007 20:07:41 CET

LONDRES, 20 Dic. (OTR/PRESS) -

El atentado de Omagh, cometido en esta localidad del Ulster en 1998, en plena negociación para la paz en Irlanda del Norte, se queda por el momento con la autoría general del denominado 'IRA Auténtico'. Y es que el único acusado por la masacre, que costó la vida a 29 personas, entre ellas dos españoles, fue absuelto hoy por la justicia británica al no encontrarse pruebas suficientes en su contra. Durante la lectura del veredicto, el juez se mostró especialmente crítico con las pruebas presentadas por Scotland Yard, organismo al que acusó de sostener "un engaño deliberado y calculado".

El electricista norirlandés Sean Hoey, de 38 años, se sentaba hoy por última vez en el banquillo de los acusados por el atentado del mercado de Omagh, como presunto miembro del IRA y autor de la masacre que el 15 de agosto costó la vida a 29 personas en Omagh, entre las cuales se hallaban dos españoles, Fernando Blasco Baselga, de 12 años y su monitora, Rocío Abad, de 23. Además, el suceso provocó heridas a unas 200. Hoey se enfrentaba a tantos cargos como días duró la vista oral, 56, repartidos en imputaciones por asesinato, conspiración para provocar una explosión, y posesión de artefactos explosivos. Estos cargos se presentaron en 2005, tras revisarse las pruebas forenses y científicas del caso.

Sin embargo, el Tribunal de la Corona de Belfast declaró hoy no culpable de todos los cargos a Hoey, en un veredicto leído por el magistrado Weir donde criticó especialmente la actuación de Scotland Yard. Y es que, durante el juicio, que terminó en enero pasado, se supo que acudieron como testigos habían mentido sobre la forma en que reunieron algunas pruebas forenses. En este sentido, Weir acusó a la Policía británica de ser culpable de "un engaño deliberado y calculado".

Además, dijo no estar satisfecho, más allá de la duda razonable, con la afirmación de que todos los artefactos explosivos fueron fabricados únicamente por Hoye ni con que las fibras halladas en uno de los artefactos se correspondiesen con otras muestras localizadas en la caravana del acusado.

LA MAYOR MATANZA DEL IRA

La masacre con coche bomba de Omagh se convirtió en el atentado más cruento jamás cometido por el IRA en el conflicto del Ulster, y dejó muertes que aún hoy se reivindican. Las familias de muchos de los fallecidos se desplazaron hasta el Tribunal de Belfast para escuchar la sentencia, mientras que otros siguieron la lectura desde Omagh mediante un sistema de videoconferencia.

En el exterior de la sala, personas que se definieron como defensores de Hoey mostraron su "enorme alegría" por el resultado de las deliberaciones, según una información del rotativo británico 'The Times' recogidas por Otr/press. Sin embargo, algunos parientes de las víctimas expresaron inmediatamente su "decepción" con la sentencia, tal y como explicó Victor Barker, padre de un menor de 12 años fallecido en Omagh.