Las adolescentes del Lago Chad carecen de oportunidades para hacer frente a la violencia y los abusos

Mujeres en Chad
OXFAM INTERMÓN - Archivo
Publicado 04/09/2018 3:11:20CET

DAKAR, 4 Sep. (Reuters/EP) -

Las adolescentes que viven en la región del Lago Chad, afectada por la insurgencia, no tienen ningún refugio contra la violencia, palizas y abusos en sus hogares, escuelas y lugares públicos, según una encuesta publicada este lunes.

La región, que abarca zonas de Nigeria, Níger, Chad y Camerún, sufre una insurgencia islamista desde hace años liderada por Boko Haram. Además se ha visto afectada por el cambio climático que ha provocado la disminución de un lago, que ha llegado a sostener a millones.

Más de un tercio de las niñas que han participado en la encuesta del grupo de derechos del niño Plan Internacional han admitido que se sentían inseguras en sus hogares, mientras que más de una quinta parte ha sido golpeada por adolescentes, profesores o familiares en el último mes.

Muchas de las niñas han sido forzadas a casarse a edades tempranas o mantener relaciones sexuales transaccionales, y más de una décima ha estado embarazada, según los resultados publicados mientras las agencias de ayuda, los gobiernos y los donantes se han reunido este lunes en Berlín para discutir sobre el conflicto.

"Creo que la parte más llamativa es la sensación de impotencia de estas chicas", ha señalado el director de Plan Internacional en Nigeria, Hussaini Abdu. "Temen mucho a los milicianos e incluso a nivel nacional no se sienten seguras", ha aseverado.

Plan Internacional decidió centrarse en las adolescentes porque sus necesidades a menudo se descuidan en los planes de respuesta humanitaria, según ha afirmado la propia organización.

Muchas niñas han dejado de ir a la escuela debido al conflicto, dejándoles pocas posibilidades para trabajar, según Salamatu Kemokai, especialista en políticas en Nigeria para ONU Mujeres, la agencia de Naciones Unidas para la igualdad de género.

Como resultado, un hombre que proporciona alimentos o seguridad a cambio de sexo a menudo es bienvenido, según Kemokai. "Lo triste es que algunos de ellos ni siquiera lo ven como una explotación", ha afirmado.

Plan Internacional entrevistó a 449 niñas de entre 10 y 19 años en zonas afectadas por el conflicto en Camerún, Níger y Nigeria. Muchas de ellas aseguraron que deseaban poder ir a la escuela o aprender un oficio y que querían obtener mas información sobre sexo y reproducción.

"Este informe es importante no solo para Nigeria sino también para cada situación humanitaria. Los contextos difieren, pero en la mayoría de los casos las realidades de adolescentes son las mismas", ha recalcado Abdu.

La lucha de Boko Haram para establecer un estado islámico en la región ha acabado con la vida de miles de personas y ha desplazado a millones más. Las agencias de ayuda afirman que la insurgencia de Boko Haram y la reducción del Lago Chad han generado una de las crisis más descuidadas del mundo con cerca de 11 millones de personas dependientes de ayuda.