Actualizado 12/08/2021 18:12 CET

Afganistán pide a la comunidad internacional "medidas serias" ante la "brutal" ofensiva de los talibán

Archivo - El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, en el palacio presidencial
Archivo - El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, en el palacio presidencial - PRESIDENCIA DE AFGANISTÁN - Archivo

Kabul habría ofrecido a los talibán un Gobierno de unidad si concluyen los combates, según Al Yazira

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Afganistán ha reclamado este jueves a la comunidad internacional que "adopte medidas serias" para evitar los "ataques brutales" de los talibán contra varias capitales de provincia y ha denunciado que los mismos han derivado en "crímenes de guerra".

"El Gobierno de Afganistán ha trasladado a la comunidad internacional la grave preocupación del Ejecutivo y el pueblo de Afganistán ante los brutales ataques de los talibán contra ciudades, que han derivado en crímenes de guerra, flagrantes violaciones de los Derechos Humanos y una catástrofe humanitaria en Afganistán", ha dicho el Ministerio de Exteriores afgano.

Así, ha recalcado en un comunicado publicado a través de su cuenta en la red social Twitter que la delegación afgana en Doha ha pedido a la comunidad internacional "medidas serias" para "evitar los ataques de los talibán contra civiles", así como el inicio de "negociaciones sinceras" para un alto el fuego "inmediato".

"El Ministerio de Exteriores reitera que la continuación de los sangrientos ataques de los talibán, en colusión con terroristas regionales e internacionales, no sólo llevará a una catástrofe humanitaria y la prolongación de la guerra en Afganistán, sino que exacerbará el extremismo violento e incitará a los terroristas de la región, lo que supone una amenaza grave e irreparable para la seguridad colectiva de la región y el mundo", ha dicho.

Por ello, ha hecho hincapié en que "detener la violencia y los crímenes de los talibán, en colusión con terroristas regionales e internacionales, no sólo va en interés de Afganistán, sino de todo el mundo, especialmente de los países de la región".

El presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán, Abdulá Abdulá, ha reclamado una sesión "extraordiaria e inmediata" del Consejo de Seguridad de la ONU centrada en Afganistán. En su cuenta de Twitter, ha defendido que todas los enviados a las conversaciones de Doha coinciden en que no cabe "solución militar al conflicto" y confía en la "aceleración" del diálogo.

Los talibán han logrado importantes avances durante la última semana y controlan en estos momentos diez de las 34 capitales provinciales, incluida Ghazni, que ha sido tomada por los insurgentes a primera hora de este jueves.

El gobernador de Ghazni, Duad Laghmani, y otros altos cargos de las autoridades provinciales han sido detenidos después de abandonar la ciudad con destino a la capital, Kabul, ha confirmado el portavoz del Ministerio del Interior, Miruais Stanekzai, en declaraciones a la cadena afgana Tolo TV.

Los consejeros locales Nasir Ahmad Faquiri y Amanulá Kamran habían acusado horas antes a Laghmani de cerrar un pacto con los insurgentes para entregarles la ciudad y añadieron que sólo un pequeño número de miembros de las fuerzas de seguridad atrincherados en el edificio de los servicios de Inteligencia están haciendo frente a los atacantes.

Por su parte, fuentes gubernamentales afganas han confirmado a la cadena de televisión qatarí Al Yazira que el Ejecutivo ha ofrecido a los talibán un Gobierno de unidad, siempre y cuando los combates lleguen a su fin.

En este sentido, la Presidencia ha indicado que el plan de paz que baraja no ha registrado cambios, en un rechazo implícito a las informaciones en este sentido, tal y como ha recogido la cadena de televisión afgana 1TV.

CRÍTICAS DE EEUU

El embajador estadounidense en Afganistán, Ross Wilson, ha indicado durante la jornada que "las afirmaciones de los talibán en Doha no van en línea con sus acciones en Badajshán, Ghazni, Helmand y Kandahar".

"Los intentos de monopolizar el poder a través de la violencia, el miedo y la guerra sólo llevarán al aislamiento internacional", ha argumentado Wilson a través de un mensaje publicado en Twitter ante los fulgurantes avances de los talibán.

La Embajada ha indicado además que "el aumento de la violencia por parte de los talibán, incluida la ejecución de tropas afganas que se habían rendido, supone una muestra de la falta de respeto por los Derechos Humanos".

"No eliminen los avances a nivel de Derechos Humanos de Afganistán durante los últimos 20 años", ha dicho, tras resaltar que estas ejecuciones son "profundamente preocupantes" y actos que "podrían equivaler a crímenes de guerra".

En otro orden de cosas, la Embajada ha condenado "firmemente" el arresto "ilegal" de "varios miembros del Gobierno afgano, incluidos líderes civiles y oficiales de las fuerzas de seguridad" a manos de los talibán.

"Fuentes creíbles indican que los talibán han detenido a funcionarios provinciales y a miembros de la Policía en muchos lugares", ha indicado. Entre ellos estaría el gobernador de la provincia de Fará, según la agencia afgana de noticias Pajhwok.

"Estas acciones son inaceptables y contradicen la afirmación de los talibán sobre su apoyo a un acuerdo negociado en el proceso de paz en Doha", ha dicho, antes de incidir en que "conatrastan con su retórica sobre garantizar la seguridad de líderes afganos y tropas en zonas recientemente tomadas por los talibán".

Por ello, ha reclamado la liberación "inmediata" de todos los detenidos, así como que el grupo inicie negociaciones "cuanto antes y en su totalidad" para "poner fin al sufrimiento del pueblo afgano y allanar el camino para un acuerdo político inclusivo que beneficie a todos los afganos".

En este contexto, el primer ministro de Pakistán, Imran Jan, ha desvelado que los talibán han comunicado que no negociarán con Kabul mientras Ashraf Ghani siga como presidente, semanas después de señalar que los insurgentes no quieren ahora un acuerdo político debido a que consideran que pueden lograr una victoria militar.

"La condición es que, mientras Ghani esté allí, (los talibán) no van a hablar con el Gobierno afgano", ha señalado Jan, quien ha detallado que este mensaje le ha sido trasladado por parte de la delegación talibán en Doha.

Jan ha cargado además contra Washington y ha explicado que "Estados Unidos piensa que Pakistán debe limpiar el caos que se ha expandido durante 20 años en Afganistán", según la cadena de televisión paquistaní Geo TV.

ADVERTENCIA DE ALEMANIA

Por su parte, el ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, ha advertido a los talibán de que si establecen un califato en Afganistán no recibirán "ni un céntimo más" de ayuda al desarrollo por parte de las autoridades del país europeo.

Maas ha detallado en declaraciones concedidas a la cadena de televisión alemana ZDF que estos fondos ascienden en estos momentos a cerca de 430 millones de dólares. El Ejército alemán se retiró recientemente como consecuencia del repliegue estadounidense.

"Los talibán también lo saben", ha dicho, antes de sostener que es probable que los insurgentes quieran participar y dominar el Gobierno en Afganistán. En ese caso, será decisiva la forma que adopte la futura Constitución del país y qué derechos otorgue al pueblo, ha agregado.

En este contexto, el Gobierno de Dinamarca se está preparando para evacuar del país al personal afgano ante los avances de los talibán. Según las informaciones recogidas por la DPA, el personal afgano en la Embajada en Kabul y los que fueran parte del personal durante los últimos dos años podrán viajar a Dinamarca con sus parejas e hijos menores de edad.

El ministro de Exteriores de Dinamarca, Jeppe Kofod, ha señalado que unos 45 trabajadores afganos han pedido ayuda a las autoridades danesas, antes de resaltar que la mayoría han trabajado como traductores para la legación diplomática.

Por último, su homólogo de Finlandia, Pekka Haavisto, ha confirmado que el país europeo dará igualmente protección a los afganos que trabajaron con los diplomáticos y los militares del país desplegados en Afganistán a causa del riesgo de represalias.

Para leer más