8 de abril de 2020
 
Publicado 22/02/2020 8:32:47 +01:00CET

Afganistán suma más de 10.000 víctimas civiles por sexto año consecutivo

Atentado en Kabul
Atentado en Kabul - Ivan Flores - Archivo

Guterres considera el acuerdo entre Estados Unidos y los talibán un "paso clave" para avanzar hacia la paz

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Al menos 3.403 civiles murieron y casi 7.000 han resultaron heridos por incidentes violentos ocurridos en 2019 en Afganistán, según un estudio de Naciones Unidas que confirma que, por sexto año consecutivo, el país asiático ha superado el balance de 10.000 víctimas civiles.

El informe, elaborado por la misión de la ONU (UNAMA) y la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, ve la luz en un momento clave, horas después de la entrada en vigor del periodo de siete días de "reducción de la violencia" pactado entre el Gobierno de Estados Unidos y los talibán, previo a la posible firma de un acuerdo de paz el 29 de febrero.

La organización internacional ha lamentado los efectos que sigue acarreando para la población civil la persistente violencia en el país asiático, aunque al mismo tiempo ha constatado un descenso del 5 por ciento en comparación de la cifra de víctimas con los datos de 2018, principalmente por la reducción en el número de víctimas causadas por el grupo terrorista Estado Islámico.

Los grupos insurgentes, en cualquier caso, siguen siendo los responsables de la mayor parte de muertos y heridos (un 49 por ciento), mientras que, por tipo de incidente, la explosión de bombas se mantiene en lo alto de la lista al representar un 42 por ciento del total.

Crecen de hecho las víctimas que han sufrido ataques de los talibán (un 21 por ciento), al igual que aumentan las derivadas de acciones de las fuerzas militares internacionales (18 por ciento). Una de cada diez muertos o heridos sufrieron un ataque aéreo, según el estudio de la ONU.

Con más de 100.000 víctimas registradas durante la última década, el máximo responsable de la UNAMA, Tadamichi Yamamoto, ha dado por hecho que "casi ningún civil en Afganistán se ha librado de verse afectado personalmente de alguna forma por la violencia". Por eso, considera "imperativo" que todas las partes "aprovechen la ocasión para frenar los combates".

La jefa de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, ha subrayado que "todas las partes en conflicto deben cumplir con los principios básicos de distinción, proporcionalidad y precaución para prevenir víctimas civiles", ya que no tomar medidas para proteger a ciudadanos inocentes sería, en su opinión, "inaceptable".

CONVERSACIONES DE PAZ

Afganistán abre ahora una ventana de oportunidad con el acuerdo entre Estados Unidos y los talibán, un "paso clave" en palabras del secretario general de la ONU, António Guterres, que ahora confía en que se pueda seguir avanzando hacia un proceso de paz más amplio en el que haya negociaciones entre los propios afganos. Hasta ahora, los talibán se han negado a entablar contactos con el Gobierno de Ashraf Ghani por considerarlo un mero títere de Washington.

Guterres ha llamado a "un proceso de paz inclusivo liderado por los afganos con participación significativa de mujeres y jóvenes". "Para que sea duradero, cualquier acuerdo debe respetar los derechos y libertades fundamentales de todos los ciudadanos y salvaguardar los avances logrados para los Derechos Humanos de las mujeres", ha advertido.

Para leer más