Publicado 11/12/2014 18:50CET

AI denuncia la ausencia de investigaciones de crímenes de guerra en República Centroafricana

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este jueves en un comunicado la inacción de las autoridades de República Centroafricana y Naciones Unidas a la hora de investigar los crímenes de guerra en el país, lo que alimenta la violencia.

AI expone cómo algunos grupos armados cometen nuevas atrocidades y desafían al Estado de Derecho. "El hecho de no exigir la rendición de cuentas supone que no sólo pueden circular en libertad, sino que pueden seguir aterrorizando a la población sin miedo a represalias", ha dicho el director adjunto del Programa Regional para África Occidental y Central de AI, Stephen Cockburn.

En su informe de julio de 2014, AI publicó un dossier en el que nombraba a 20 personas, entre las que figuraban jefes de las milicias 'antibalaka' y jefes militares de Seleka, contra quienes tenía indicios creíbles de que eran los presuntos autores de crímenes de guerra, contra la humanidad y otros graves abusos contra los Derechos Humanos cometidos en República Centroafricana desde diciembre de 2013.

Según la organización humanitaria, algunos de estos hombres han actuado para estorbar la administración de justicia y han violado el Derecho Internacional en la capital centroafricana, Bangui, entre septiembre y octubre de 2014.

AI ha asegurado que el exministro del Gobierno Patrice Edouard Ngaïssona coordina a numerosos grupos 'antibalaka' en República Centroafricana implicados en homicidios de civiles y ataques contra las fuerzas internacionales.

Las autoridades de transición de República Centroafricana acusaron con anterioridad a Ngaïssona de "ser parte de un grupo armado ilegal, y tenencia de armas de fuego" y fue detenido durante un breve período en abril de 2014 antes de quedar en libertad. Aunque el Gobierno anterior había ordenado su detención por "crímenes contra la humanidad e incitación al genocidio", sigue desempeñando una función destacada en las negociaciones políticas con las autoridades.

Por su parte, el coronel 'Douze Puissances', jefe militar de las milicias 'antibalaka' que, según una gran variedad de fuentes, entre ellas testigos y supervivientes, dirigió un grupo de combatientes que mató a tres civiles, causó lesiones graves a al menos otros 20 civiles y quemó 28 casas y una iglesia en el barrio de Nguingo, en Bangui, el 14 de octubre de 2014.

Alfred Yekatom, alias 'Rambo', es otro jefe militar 'antibalaka' que sigue actuando en los alrededores de la zona de Bimbo de Bangui y que, según varias fuentes locales, atacó la gendarmería de Bimbo el 29 de octubre de 2014, robó material y dejó en libertad a al menos cinco personas detenidas.

TRIBUNAL ESPECIAL

"Es bastante frecuente que los presuntos autores de crímenes de guerra vean en la violencia un medio para conseguir poder, recursos o protección frente a la justicia", ha dicho Cockburn. "Si no se pone fin a la impunidad en República Centroafricana, las graves violaciones de Derechos Humanos no disminuirán", ha asegurado.

La organización ha pedido que se cree un Tribunal Penal Especial formado por jueces nacionales e internacionales para juzgar a los presuntos autores de los delitos más graves, que todavía no se ha puesto en marcha por falta de financiación.

Según AI, "la ONU y las autoridades de República Centroafricana deben actuar con urgencia para garantizar que los crímenes de guerra y contra la humanidad se investigan sin demora de forma independiente y efectiva".