AI insta a Corea del Sur a acabar con la discriminación de los militares homosexuales y subraya que no son el "enemigo"

Publicado 11/07/2019 4:40:45CET
Militares de Corea del Sur
Militares de Corea del SurREUTERS / KIM HONG-JI - Archivo

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

La ONG Amnistía Internacional (AI) ha instado a las autoridades de Corea del Sur a acabar con la discriminación de los militares homosexuales y ha subrayado que "no son el enemigo" y que la "criminalización de la actividad sexual entre personas del mismo sexo es devastadora".

"El Ejército surcoreano tiene que dejar de tratar a las personas LGTBI como si fueran el enemigo. La criminalización de las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo es devastadora para las vidas de muchos militares LGTBI y la repercusión que esto tiene en la sociedad", ha indicado Roseann Rife, directora de Investigación de AI para Asia Oriental.

La organización, que ha publicado este jueves el informe 'Servir en silencio: los militares LGTBI en Corea del Sur', ha señalado que el documento revela el destructivo impacto de criminalizar el sexo consensuado entre personas del mismo sexo en el sendo de las Fuerzas Armadas del país y las consecuencias sobre las personas LGTBI.

Según el texto, los militares homosexuales y transgénero en Corea del Sur se enfrentan a la violencia, el acoso y la discriminación. "Este ambiente hostil contribuye al abuso y el bullying de jóvenes hombres, que permanecen en silencio por miedo a las represalias", ha manifestado Rife.

"Es momento de que los militares reconozcan que la orientación sexual de una persona es totalmente irrelevante para su capacidad de servicio", ha añadido.

En Corea del Sur es obligatorio que todos los hombres hagan 21 meses de servicio militar. La criminalización, según AI, crea un ambiente en el que la discriminación es tolerada.

El informe afirma que "aunque la criminalización solo es aplicable dentro del Ejército, el hecho de que cerca de la mitad de la población realice el servicio militar de forma obligatoria a una edad temprana significa que dicha criminalización tiene un impacto social significativo". "Muchos militares y exmilitares consideran que esto es tóxico", añade.

Un gran número de militares han relatado a Amnistía que aquellos que puedan ser gays son sometidos a actos de violencia sexual. El abuso es visto en muchas ocasiones como una forma de castigo para aquellos militares que "no sean lo suficientemente masculinos" muestren "comportamientos femeninos".

Contador