Amnistía Internacional insta a Arabia Saudí a liberar a todos los presos de conciencia

Publicado 07/02/2015 7:52:39CET

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha instado a Arabia Saudí a liberar a todos los presos de conciencia del país, independientemente de las condiciones establecidas por el Gobierno para poder acceder a la amnistía anunciada por el rey Salman Bin Abdulaziz Bin Abdul Rahman Bin Faisal Al Saud.

La organización ha lamentado en un comunicado que, dadas las condiciones dictaminadas por el Ministerio del Interior para poder beneficiarse de la amnistía real, anunciada a finales de enero, considera probable que la mayoría de los presos de conciencia del país sean ejecutados.

En este sentido, AI ha precisado que el documento del Gobierno excluye a los condenados por "crímenes relacionados con la seguridad estatal", una normativa que no hace referencia a delitos concretos y que suele ser empleada para los actos relacionados con la oposición.

Además, el Ministerio del Interior no ha incluido la condición que ha sido empleada por las autoridades en los últimos años para garantizar la amnistía en este tipo de casos, que hace referencia a los prisioneros que "se disculpan por sus delitos y se comprometen a no repetirlos".

"Esto normalmente ha significado que los activistas tienen que parar su activismo y renunciar a su derecho a la libertad de expresión", ha criticado Amnistía Internacional.

CONDICIONES DE LA AMNISTÍA

En su documento de tres páginas, el Ministerio clasifica los delitos en varias categorías, que incluyen el derecho "público" o "privado", crímenes graves o leves, los años en prisión o las condenas financieras, además de si la persona ha sido ya sentenciada.

"Parece que todos aquellos que han sido acusados y sentenciados por delitos como 'desorden público' o 'desestabilizar la seguridad de la sociedad o del estado'", o incluso "dañar la reputación" del país "serán excluidos de la amnistía", ha lamentado AI.

EL CASO DE BADAWI

La organización ha mostrado su esperanza en el caso del activista y bloguero Raif Badawi, condenado a diez años de prisión, una multa de un millón de riyales (casi 230.000 euros) y recibir mil latigazos por delitos que incluyen ciberdelincuencia, desobedecer a su padre e insultar al Islam.

Sin embargo, Amnistía Internacional ha pedido la liberación "inmediata e incondicional" de todos los condenados "por únicamente ejercer pacíficamente sus derechos a la libertad de expresión, asociación y asamblea".

Por último, la organización ha instado a las autoridades saudíes a "conmutar todas las penas de muerte y castigos corporales y liberar o juzgar de nuevo, en procedimientos que respeten los estándares internacionales, a los prisioneros que han sido condenados en juicios injustos".