Angola enviará una unidad militar a RDC tras el fracaso del alto el fuego con el M23

Archivo - El presidente de Angola, Joo Loureno
Archivo - El presidente de Angola, Joo Loureno - XU KUNPENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo
Publicado: domingo, 12 marzo 2023 2:32

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Angola ha anunciado este sábado que enviará una unidad militar para apoyar las operaciones de mantenimiento de paz en la República Democrática del Congo (RDC), después de que haya fracasado el alto el fuego con el grupo rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23).

"En el ámbito de las decisiones tomadas por las diferentes mini cumbres sobre el proceso de paz y seguridad en RDC, de acuerdo con sus responsabilidad como mediador en el marco Proceso de Luanda y previa consulta con las autoridades congoleñas, Angola enviará una unidad del contingente de apoyo a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Fuerzas Armadas angoleñas", reza un comunicado de la Presidencia del país.

Según la misiva, el principal objetivo de la unidad es "asegurar las áreas donde están estacionados los miembros del M23 y proteger a los integrantes del Mecanismo Ad Hoc de Verificación".

Por otra parte, las autoridades de Angola han comunicado la decisión tanto a Naciones Unidas como a la Unión Africana o la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC). Asimismo, solicitarán a la Asamblea Nacional "la correspondiente autorización para tal efecto".

El Ejército de RDC acusó este martes el M23 de violar el alto el fuego que entraba en vigor ese mismo día y que tenía el objetivo de "abrir la vía a un diálogo directo" con el Gobierno congoleño para intentar alcanzar un acuerdo de paz. La decisión de la tregua, según el M23, iba en consonancia con los resultados de los contactos mantenidos en Angola y "las decisiones adoptadas en diferentes cumbres regionales" en Burundi, Kenia y Etiopía.

El grupo rebelde está formado principalmente por tutsis congoleños y opera principalmente en la provincia de Kivu Norte. Tras un conflicto entre 2012 y 2013, RDC y el grupo firmaron en diciembre un acuerdo de paz. En dichos combates, el Ejército de RDC contó con apoyo de tropas de Naciones Unidas.

El grupo lanzó una nueva ofensiva en octubre de 2022, recrudecida a partir de noviembre, lo que ha provocado una crisis diplomática entre RDC y Ruanda por su papel en el conflicto. Expertos de la ONU apuntaron en diciembre a la existencia de "pruebas sustancias" sobre una "intervención directa" del Ejército ruandés en el conflicto.

Igualmente, destacaron una colusión entre el Ejército congoleño y varios grupos armados, incluidas las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) y los mai-mai, para combatir al M23, incluida la propuesta de grupos armados de "movilizar a 600 combatientes" para reforzar las filas de las Fuerzas Armadas.

Ruanda ha acusado a RDC de apoyar a las FDLR --un grupo armado rebelde fundado e integrado principalmente por hutus responsables del genocidio de 1994 en Ruanda-- y de utilizar a las milicias mai-mai --milicias nacionalistas congoleñas formadas para defender su territorio tribal frente a los numerosos grupos rebeldes activos desde los noventa-- en el marco del conflicto. Asimismo, ha denunciado discriminación y actos de odio contra la minoría tutsi en el país vecino.