Aoun critica las "influencias regionales" en Líbano ante la falta de acuerdo sobre el nuevo Gobierno

Michel Aoun
REUTERS / STEPHANE MAHE - Archivo
Publicado 10/01/2019 17:18:49CET

MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ha criticado este jueves lo que ha descrito como "influencias regionales" en la política libanesa, en medio del estancamiento de las negociaciones para la formación de Gobierno después de las elecciones parlamentarias celebradas en mayo de 2018.

"Esperábamos lograr nuestros deseos el año pasado, pero desafortunadamente la formación de Gobierno se estancó tras las elecciones y varios acontecimientos tuvieron lugar en la región", ha dicho desde el Palacio de Baabda.

"La mayor amenaza durante la guerra (en Siria) eran las repercusiones negativas sufridas por Líbano, pero ha quedado claro que cuanto más se complican las cosas y las soluciones políticas en el extranjero, más se reflejan en la política libanesa y más se complica nuestra situación", ha agregado.

Por ello, Aoun ha lamentado la "incapacidad" del país para "eliminar las influencias regionales en la política interna", tal y como ha recogido el portal local de noticias Naharnet. "Pronto seremos capaces de superar grandes obstáculos y seguir el camino para revivir el Estado", ha zanjado.

El presidente libanés se pronunció el viernes contra lo que describió como una "guerra fría doméstica". "Hemos preservado la seguridad y estabilidad en Líbano durante una era de guerras calientes, por lo que es inaceptable desperdiciar estos éxitos en guerras frías domésticas", argumentó.

Fuentes cercanas a la Presidencia libanesa señalaron el 3 de enero que los partidos podrían alcanzar un acuerdo para la formación de Gobierno antes de que concluya esta semana, si bien hasta ahora todos los plazos anunciados han sido superados sin avances.

El primer ministro designado, Saad Hariri, y el partido-milicia Hezbolá expresaron ese mismo día su confianza en que el acuerdo para formar Gobierno está "muy cerca", pero las expectativas se han enfriado nuevamente en los últimos días.

El último escollo gira en torno a un grupo de parlamentarios suníes cercanos a Hezbolá que han reclamado contar con uno de los 30 ministerios que tendrá el nuevo Gobierno, algo a lo que hasta ahora se ha negado Hariri.

El propio Hariri acusó en noviembre al partido-milicia de estar obstaculizando sus esfuerzos para la formación del nuevo Gobierno. "Hay gente que no quiere que el país aproveche ninguna oportunidad y no quiere un Gobierno en Líbano", dijo.

Aoun designó nuevamente como primer ministro a Hariri el 24 de mayo, después de que el líder del Movimiento Al Mustaqbal (Futuro) recabara los apoyos necesarios en el Parlamento, después de los comicios celebrados ese mes.

La decisión de la Presidencia cumplió así con el complicado reparto de poderes en el país, que reserva el cargo de primer ministro a un suní. La reelección de Hariri se daba prácticamente por garantizada, debido a los apoyos con los que contaba el político.

Contador