Aplazada una vista judicial de la capitana del 'Sea-Watch 3' por la huelga de abogados penales en Italia

Publicado 08/07/2019 16:36:08CET
Manifestación en Hamburgo a favor de la capitana del 'Sea Watch',  Carola Rackete.
Manifestación en Hamburgo a favor de la capitana del 'Sea Watch', Carola Rackete.Daniel Bockwoldt/dpa

ROMA, 8 Jul. (DPA/EP) -

La audiencia a puerta cerrada que se iba a celebrar el martes en un tribunal de Agrigento (Sicilia) contra la capitana del buque de salvamento marítimo 'Sea-Watch 3', Carola Rackete, se ha aplazado al 18 de julio por la huelga de abogados penales en Italia, según han informado este lunes fuentes judiciales.

Rackete, una ciudadana alemana de 31 años, que capitanea el 'Sea-Watch 3', con bandera de Países Bajos pero operado por la ONG alemana Sea Watch, está siendo investigada en Italia por incitar a la inmigración ilegal y por incumplir las órdenes de autoridades civiles y militares.

La capitana del 'Sea-Watch 3' se adentró el pasado 29 de junio en las aguas italianas de la isla de Lampedusa para desembarcar en un puerto seguro a 40 migrantes rescatados en el Mediterráneo, después de más de dos semanas a la espera para recibir el visto bueno.

Rackete fue detenida y puesta bajo arresto domiciliario brevemente. En estos momentos, se encuentra en un lugar seguro aguardando a que se resuelva el proceso judicial en Italia. El ministro de Interior, Matteo Salvini, ha abogado por que sea juzgada en los tribunales italianos o deportada a Alemania.

Estaba previsto que el martes se celebrara una nueva vista para que Rackete fuera interrogada por la Fiscalía por la acusación sobre inmigración ilegal. El fiscal local Salvatore Vella ha aclarado que hasta después del verano no se decidirá si Rackete va a juicio o se retiran los cargos en su contra.

Hace un año, Italia y después Malta cerraron sus puertos a los barcos de rescate de las ONG y solo han aceptado acoger a los migrantes rescatados por sus propios buques o tras un acuerdo con otros estados miembro de la UE para repartirse a los migrantes, lo que ha derivado en múltiples disputas.

Así, el 'Alex' de la ONG italiana Mediterranea irrumpió el pasado sábado en aguas italianas para llevar a 41 migrantes a Lampedusa. El domingo, hizo una segunda intrusión. Como consecuencia, las autoridades italianas han ordenado un embargo permanente del buque de salvamento y una multa de 65.000 euros.

"Si creen que pueden detener a Mediterranea de esta forma están muy equivocados: Estamos preparados para recurrir y, con el apoyo de todos vosotros, volveremos pronto al mar", ha dicho este lunes la organización no gubernamental en Twitter.

El 'Alan Kurdi', de la ONG alemana Sea Eye, también pretendía entrar en Lampedusa pero cambió de plan y se dirigió a Malta, que finalmente el domingo aceptó a los 65 migrantes rescatados tras acordaron su reparto con otros países europeos.

"Seguimos presionando para acordar un mecanismo de distribución para que los barcos puedan dirigirse inmediatamente al puerto seguro más cercano", ha dicho el portavoz del Ministerio de Interior de Alemania, interrogado sobre los últimos incidentes.

Contador

Para leer más