Actualizado 16/05/2007 20:45 CET

Argelia.-Un policía muere y varios más resultan heridos en una explosión en Constantina en vísperas de elecciones mañana

Se espera que el Frente de Liberación Nacional se imponga mañana en las elecciones parlamentarias

ARGEL, 16 May. (EP/AP) -

Fuentes oficiales informaron hoy de una explosión en la ciudad argelina de Constantina contra una clínica hospitalaria en la que ha muerto un policía y han resultado heridos varios más, mientras el ministro del Interior, Nourredine Yazid Zerhouni, denunció en la radio estatal que los agresores "están intentando perjudicar el avance del proceso de democratización" en Argelia.

No está claro por qué fue objeto de un atentado la clínica Daksi, en Constantina, situada 400 kilómetros al este de Argel, un día antes de la celebración de los comicios legislativos mañana, cinco semanas después de que dos atentados suicidas se cobraran 30 muertos en Argel, lo que obligó a las autoridades a desplegar un importante dispositivo de seguridad en la región montañosa del interior de Argelia para contrarrestar las operaciones de los islamistas.

Entre las operaciones del Ejecutivo, la más sonada quizá fuera aquella en la que el pasado mes murió el 'número dos' de Al Qaeda en el Magreb, Samir Moussaab. Estas incursiones fueron desplegadas después de que el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), que recientemente selló su alianza con la red terrorista Al Qaeda para pasar a denominarse Al Qaeda en el Magreb, se atribuyera la autoría de los pasados atentados en Argel.

Entre las medidas de seguridad que las autoridades argelinas pretenden impulsar para asegurar el desarrollo normal de los comicios, se restringirá el acceso a determinadas carreteras, además de suspenderse eventos deportivos y la instalación de mercados callejeros durante las elecciones de mañana.

Aproximadamente 15.000 policías serán desplegados para velar por la seguridad durante los comicios, según publicó el rotativo 'Echourouk' que también se hizo eco del una operación policial en vísperas a la votación para rastrear el suburbio de Baraki, un barrio pobre y frecuente escenario de episodios violentos.

En Argelia, desde que el Ejército canceló las primeras elecciones multipartidistas en 1992 --con el objeto de cerrar el paso al partido islamista Frente Islámico de Salvación (FIS) que encabezaba todas las encuestas--, las elecciones se han celebrado en un ambiente tenso. De hecho, la cancelación entonces de los comicios impulsó una insurgencia de corte islamista en Argelia que ha provocado la muerte de alrededor de 200.000 personas desde entonces.

A pesar de que los enfrentamientos en el país se han reducido en fechas recientes, las autoridades de Argelia no han sido capaces de poner fin a la violencia como tampoco han sido capaces de impulsar un reparto social más equitativo de los beneficios del petróleo.

LEGISLATIVAS

En los comicios de mañana se espera que el Frente de Liberación Nacional --que ha dominado la vida política en Argelia desde que ésta se independizó de Francia en 1962-- se imponga en las urnas para elegir a 389 parlamentarios. En la actualidad, el partido gubernamental ocupa 199 escaños.

La "alianza presidencial" que respalda al jefe de Estado argelino, Abdelaziz Buteflika, engloba además del Frente de Liberación Nacional a la Alianza Nacional Democrática --nacionalista-- y al partido islamista moderado Movimiento de la Sociedad por la Paz argelino (MSP).

Dicha coalición gubernamental ha elaborado un programa que incluye obras públicas por valor de 140.000 millones de dólares --procedentes de los beneficios de la explotación gasista y petrolífera--, así como un proceso de reconciliación para poner fin a la violencia en el país.

Según los analistas políticos, muchos argelinos no ejercerán finalmente su derechos en las urnas, prediciendo así un extendido absentismo electoral entre la población. La participación electoral bajó del 65 por ciento en 1997 al 46 por ciento en las pasadas elecciones legislativas de 2002.

Por su parte, los dirigentes de los Partidos en liza han hecho un llamamiento a sus votantes para participar en las elecciones de forma pacífica con el objeto de mostrar su oposición a la violencia en en país.

Durante una manifestación celebrada esta semana, el dirigente del opositor Reagrupamiento para la Cultura y la Democracia, Said Sadi, destacó que las elecciones de mañana permitirán a Argelia "enfrentarse al terrorismo internacional e impulsar un amplio debate para buscar una alternativa a la Argelia del mañana".

Sin embargo, el líder de Frente de las Fuerzas Socialistas (FFS), Karim Tabbou, cuyo bastión radica en la región bereber de Kabilia, anunció el boicot electoral de su formación, tras insistir en que las instituciones argelinas no están equipadas para poder resolver los problemas socioeconómicos a los que se enfrenta el país.

"Tenemos un sistema político en el que las asambleas sólo sirven de cortina de humo, como fachada, y son incapaces de reaccionar cuando se trata de (tomar) importantes decisiones políticas", denunció en una entrevista telefónica a AP, al tiempo que acusó a los principales partidos políticos de explotar electoralmente los atentados del pasado abril en el arranque de sus respectivas campañas electorales.

Los partidos moderados en la oposición cuenta con un número limitado de escaños en la actualidad, mientras que las listas de candidatos de FIS han sido prohibidas para las presentes elecciones también.