Argentina.- Los manifestantes comienzan a llegar a la Plaza de Mayo para apoyar al Gobierno

Actualizado 18/06/2008 19:22:21 CET

BUENOS AIRES, 18 Jun. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Sralegui) -

La histórica Plaza de Mayo de Buenos Aires comenzaba a poblarse este mediodía con columnas de manifestantes para participar en el acto organizado por el Partido Justicialista y la Confederación General del Trabajo (CGT) en apoyo al Gobierno de Cristina Fernández, en medio del conflicto con el campo.

La oficialista CGT dispuso "un cese de actividades" a partir del mediodía para que los afiliados a los sindicatos puedan asistir al acto, al que ayer fueron invitados "todos los argentinos", según adelantó la presidenta Fernández al hablar en la Casa Rosada, sede del Ejecutivo.

Por el cese de actividades quedaron suspendidos los vuelos de las empresas Aerolíneas Argentinas, controlada por el grupo español de turismo Marsans, Sol y LAN, entre las 14.00 horas y las 19.00 horas, mientras que las líneas de trenes y metro seguirán circulando aunque con demoras.

Los gremios que agrupan a maestros y docentes se sumaron a la convocatoria, aunque no suspendieron las clases, mientras que los bancos atendieron a sus clientes sólo hasta el mediodía, ya que el sindicato dispuso movilizar a sus afiliados hacia la plaza.

El acto pretende ser una contundente muestra de apoyo al Gobierno, que pasa un momento crìtico después de tres meses de conflicto con los productores agropecuarios, que se resisten a aceptar un aumento en el impuesto que grava las exportaciones de granos.

Para acallar las críticas, la presidenta Fernández anunció ayer que envió un proyecto del ley al Parlamento para que ratifique la medida, que había sido impuesta por decreto el pasado 11 de marzo, por el ex ministro de Economía, Martín Lousteau.

La protesta del campo se traduce en piquetes y cortes de rutas en todo el país y en la noche del lunes alcanzó su máximo expresión cuando cientos de vecinos salieron a la calle a golpear cacerolas para reclamar al Gobierno que convoque al diálogo con productores.