Actualizado 15/10/2021 22:33 CET

Ascienden a siete los muertos por los enfrentamientos del jueves durante una protesta en la capital de Líbano

Enfrentamientos en la capital de Líbano, Beirut, tras los disparos efectuados contra un grupo de manifestantes
Enfrentamientos en la capital de Líbano, Beirut, tras los disparos efectuados contra un grupo de manifestantes - Haitham Moussawi/APA Images via / DPA

El Ejército anuncia la detención de otros 19 sospechosos de participar en los actos violentos

Hezbolá recuerda a las víctimas en un multitudinario funeral en los suburbios del sur de Beirut

   MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

   El balance de víctimas de los enfrentamientos registrados el jueves durante una protesta en la capital de Líbano, Beirut, contra el juez que investiga las explosiones de agosto de 2020 en la ciudad ha ascendido a siete muertos y más de 30 heridos, según ha indicado la Cruz Roja Libanesa.

   El director de la organización, Georges Ketané, ha indicado en declaraciones concedidas al diario libanés 'L'Orient le Jour' que entre los heridos hay varios en estado crítico, por lo que no se descarta que el número de muertos pueda aumentar en las próximas horas.

   Por su parte, el Ejército libanés ha anunciado este viernes la detención de otras 19 personas que estarían relacionados con la ola de violencia desatada este jueves, que se suman a las nueve arrestadas el día anterior pocas horas después de que la situación se calmara.

   Los sospechosos han podido ser arrestados gracias a las cámaras de seguridad de las calles del área de Tayuné, donde se registraron disparos "intensos" y el impacto de un obús, así como por las pistas que han dado algunas de las personas que están siendo atendidas en los hospitales de Beirut, informa la cadena LBCI.

   Los incidentes estallaron tras unos disparos efectuados contra los manifestantes, en su mayoría seguidores del partido-milicia chií Hezbolá y del Movimiento AMAL, también chií, que protestaban contra el juez Tarek Bitar, en medio de las denuncias por parte de estas formaciones contra su forma de llevar las pesquisas.

   La situación derivó rápidamente en enfrentamientos abiertos en los que se llegaron a disparar granadas propulsadas por cohete. Asimismo, un obús impactó en la zona, en medio de un gran despliegue de militares para contener los enfrentamientos.

   Por el momento no ha sido aclarado quién abrió fuego contra los manifestantes, si bien las autoridades han detenido a cerca de diez personas. Hezbolá y AMAL han cargado directamente contra Fuerzas Libanesas, una formación cristiana encabezada por Samir Geagea, si bien el partido se ha desvinculado de los incidentes.

   La situación es de calma relativa durante la jornada de este viernes, en el que se ha decretado una jornada de duelo nacional y el cierre general de comercios. Cientos de personas se han congregado en los suburbios del sur de Líbano para recordar a los muertos.

   Seguidores de Hezbolá y AMAL han marchado, entre ráfagas de disparos al aire, portando pancartas en honor de las víctimas y acusando una vez más al Partido de las Fuerzas Libanesas de estar detrás del inicio de la ola de violencia que sacudió esta semana las calles de la capital libanesa.

   "Estamos frente a una masacre y asesinatos premeditados cometidos por el Partido de las Fuerzas Libanesas. Ellos son responsables frente a las familias de los mártires y frente a todos los libaneses", ha dicho Hashem Safi al Edine, uno de los líderes de Hezbolá.

   "No son héroes, sino cobardes", ha enfatizado Al Edine durante una de las movilizaciones que han finalizado con la cremación de algunas de las víctimas.

   En este contexto, la Unión Europea ha condenado este viernes la violencia registrada en Beirut y ha mostrado sus condolencias con las familias de los fallecidos en los altercados. En su mensaje, ha llamado a la calma a todos los actores y a los que ha pedido evitar una escalada de la violencia.

   La UE ha reclamado una investigación creíble y transparente, lo antes posible, sobre la explosión que asoló Beirut en agosto de 2020. Ante las protestas que ha generado el bloqueo de la investigación, la UE ha pedido que ésta avance sin interferencias y que depure responsabilidades sobre la tragedia.

   "Le toca a las autoridades libanesas permitir que continúe la investigación con todos los recursos financieros y humanos necesarios para que pueda arrojar luz sobre lo que sucedió y den una respuesta creíble a las preguntas de los libaneses", ha señalado en un comunicado.

   Por su parte, los gobiernos de Rusia e Irán se han sumado a las reacciones internacionales, después de que tanto Estados Unidos como Francia y Naciones Unidas emitieran comunicados llamando a la contención para evitar un mayor deterioro de la situación en el país.

   "Llamamos a todos los políticos libaneses a mostrar contención y prudencia y volver al trabajo constructivo para resolver las cuestiones de la agenda nacional, basándose en el respeto y la comprensión mutua, sin intervención externa", ha dicho el Ministerio de Exteriores ruso.

   Asimismo, ha mostrado su "extrema preocupación" por las "crecientes tensiones políticas en Líbano" y ha expresado su esperanza de que el Gobierno de Nayib Mikati "haga frente a este peligroso desafío" y que no haya "una mayor degradación de la situación en el país".

   Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Said Jatibzadé, ha condenado los incidentes y ha destacado que "Líbano, como siempre, dejará atrás con éxito las sediciones respaldadas por los sionistas y las conspiraciones planificadas y llevadas a cabo por los patrones y agentes de este régimen", en referencia a Israel.

   "Irán, al tiempo que enfatiza la importancia de mantener la estabilidad y la paz en Líbano, sigue de cerca los acontecimientos en el país y cree que el pueblo, el Gobierno y el Ejército, junto con la resistencia libanesa, con cohesión y unidad, como siempre, superará exitosamente las sediciones y conspiraciones apoyadas por los sionistas", ha valorado.

   Jatibzadé ha hecho hincapié en que "es necesario que el Gobierno y las autoridades libanesas identifiquen y arresten a los responsables de estos crímenes", al tiempo que ha expresado sus condolencias al Ejecutivo y a la población libanesa, según ha recogido la agencia iraní de noticias Mehr.

LOS ENFRENTAMIENTOS

   Los incidentes tuvieron lugar en medio de una campaña de críticas por parte de Hezbolá y AMAL --al que pertenece el presidente del Parlamento, Nabih Berri-- contra Bitar y después de que varios exministros citados a declarar en el marco de las pesquisas hayan presentado diversas demandas para intentar que el juez sea cesado.

   Este aumento de las tensiones ha puesto en riesgo la estabilidad del recientemente formado Gobierno libanés --que recibió la confianza del Parlamento el 20 de septiembre--, después de que Hezbolá, AMAL y el Movimiento Marada hayan amenazado con "suspender" su participación en el mismo si Bitar no es reemplazado por otro juez.

   El líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, cargó duramente el lunes contra Bitar y le acusó de tener posturas "selectivas" y "politizadas". Así, reclamó que sea sustituido "por un juez transparente y honesto" y agregó que las familias "no lograrán la verdad con este juez".

   Nasralá advirtió de que "el país puede ir hacia un gran desastre si el juez sigue actuando de esta forma". "Lo que está pasando en la investigación es un error muy, muy, muy, muy grande y no aceptaremos que el asunto siga así durante los próximos días", manifestó.

   El malestar popular ha ido al alza durante los últimos meses debido al bloqueo de las investigaciones y los retrasos en la retirada de la inmunidad de los exministros y parlamentarios a los que el juez Bitar ha citado a declarar en el marco de las pesquisas, entre ellos Diab, quien dimitió tras las explosiones y siguió en el cargo en funciones hasta que se logró un acuerdo para formar el nuevo Gobierno en septiembre.

Para leer más