Asesinado en República Centroafricana un trabajador de MSF

Asesinado en República Centroafricana un trabajador de MSF
JEZ GOELDI/MSF
Publicado 09/04/2019 18:09:23CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un trabajador de Médicos Sin Fronteras (MSF) fue asesinado el jueves pasado por un grupo armado no identificado en Batangafo, en el norte de República Centroafricana (RCA), según ha denunciado la ONG, que ha recordado a las partes implicadas en el conflicto su obligación de respetar la acción médica, a sus profesionales y los medios que utilizan para ello.

La víctima es Gaulbert Mokafé, ayudante de enfermería en el hospital de Batangafo y que trabajaba para MSF desde 2012. El trabajador de MSF fue asesinado cuando se dirigía en moto a visitar a su familia en la carretera que une Batangafo con Bouca.

Según ha podido averiguar MSF, Mokafé fue forzado a detenerse por un grupo de hombres armados, que le obligaron a internarse con ellos en el bosque con la motocicleta. Allí, le mataron de un disparo en el corazón sin que estén claros los motivos de su asesinato.

"Si los responsables de la muerte de Mokafé o sus familias hubieran necesitado atención médica, Mokafé los hubiera ayudado. Su muerte ha sido un crimen cobarde, que ha dejado a la familia de MSF en Batangafo y en RCA conmocionada y enormemente enojada. Es inaceptable", ha lamentado el coordinador de MSF en RCA, Omar Abenza.

"Exigimos a los grupos armados que controlen a sus miembros y aseguren la protección de la población, así como que respeten al personal sanitario, de quien también ellos y sus familias se benefician", ha reclamado.

El responsable de MSF ha asegurado que la ONG quiere "continuar ofreciendo asistencia médica y humanitaria, pero para ello necesitamos trabajar en seguridad y que cada uno asuma sus responsabilidades".

MSF, que trabaja en RCA desde 1997, ha declarado dos días de luto para este miércoles y jueves en Batangafo en señal de respeto a Mokafé, casado y padre de cinco hijos. Además, la ONG ha trasladado "sus más sentidas condolencias" a su familia.

República Centroafricana es uno de los países más peligrosos del mundo para los trabajadores humanitarios. Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), hasta febrero habían sido asesinados cuatro cooperantes.

Durante 2018, se produjeron un total de 395 incidentes de seguridad que afectaron a ONG y agencias humanitarias y que dejaron ocho muertos y 33 heridos, según International NGO Safety Organization (INSO), que se encarga de recopilar este tipo de datos. Todos los fallecidos eran personal centroafricano.

El conflicto en RCA, que comenzó a final de 2013, ha dejado a seis de cada diez centroafricanos necesitados de ayuda humanitaria. Además, casi 643.000 centroafricanos se han visto desplazados dentro del país, mientras que más de 573.000 se han refugiado en los países vecinos.

Contador