Al Bashir delega sus competencias como líder del partido gubernamental en medio de las protestas contra él en Sudán

Omar al Bashir
REUTERS / MOHAMED NURELDIN ABDALLAH - Archivo
Publicado 01/03/2019 0:17:39CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, ha delegado este jueves sus competencias como líder del gubernamental Partido Nacional del Congreso en Ahmed Harun, días después de que éste fuera elegido como vicepresidente de la formación.

Según las informaciones facilitadas por el portal local de noticias Sudan Tribune, la decisión ha sido adoptada tras una reunión de la cúpula de la formación y supone el primer paso de Al Bashir para distanciarse del partido.

El presidente sudanés ya adelantó la semana pasada su intención de "estar a cierta distancia" hasta la próxima conferencia general del partido, por lo que Harun quedará al frente del mismo hasta entonces.

Harun, quien fue gobernador de los estados de Kordofán del Norte y Kordofán del Sur, está buscado por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por su supuesta participación en crímenes de guerra en Darfur.

La decisión de Al Bashir ha sido anunciada después de una nueva jornada de manifestaciones contra él, en las que han sido las primeras protestas convocadas en Sudán desde la declaración el 22 de febrero del estado de emergencia.

La Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), integrante de la coalición opositora Libertad y Cambio, había convocado a la población a manifestarse en lo que describió como 'procesiones de desafío'.

La SPA ha estado detrás de la organización de las manifestaciones que se suceden desde finales de diciembre y, a pesar de la declaración del estado de emergencia, ha insistido en la necesidad de continuar presionando a Al Bashir para que ceda el bastón de mando.

Al Bashir publicó el lunes una serie de decretos con medidas en respuesta a la mayor ola de protestas en décadas en el país árabe que incluye la prohibición de cualquier tipo de manifestación que no haya recibido autorización previa.

La Presidencia emitió una nota oficial que incluye además la prohibición de cualquier tipo de comercio o acaparamiento de productos petroleros y mercancías subsidiadas y una nueva normativa sobre el transporte de moneda extranjera y oro.

Además, las fuerzas de seguridad tendrán permiso para registrar cualquier edificio, restringir el movimiento de las personas y el transporte público, para incautarse de propiedades en el marco de investigaciones y para detener a sospechosos de delitos tipificados en la normativa sobre el estado de emergencia.

Igualmente Al Bashir autorizó a la Fiscalía a revocar la inmunidad parlamentaria de cualquier político y crea unos nuevos tribunales para casos relacionados con el estado de emergencia.

Hasta el momento, las autoridades han contabilizado más de 30 muertos en el marco de las manifestaciones, incluidos dos policías. Grupos de Derechos Humanos estiman en al menos 40 los fallecidos durante estas protestas, las más importantes desde que Al Bashir llegó al poder en un golpe de Estado en 1989.

En discursos previos, Al Bashir ha responsabilizado de las protestas a "agentes" extranjeros y ha retado a sus rivales a tratar de llegar al poder a través de las urnas. Asimismo, ha advertido de que no permitirá ninguna 'Primavera Árabe', en alusión a la ola de protestas que sacudió Oriente Próximo y el norte de África en 2011.

Sobre Al Bashir pesa una orden de arresto del TPI por genocidio y crímenes contra la Humanidad por los presuntos abusos cometidos en la provincia de Darfur. Hasta ahora se ha librado del procesamiento al evitar su detención viajando sólo a países aliados.

Contador

Para leer más