Actualizado 29/08/2016 19:58 CET

La basura vuelve a acumularse en Beirut tras la crisis del año pasado

BEIRUT, 29 Ago. (Reuters/EP) -

La basura se está volviendo a acumular en las calles de la capital de Líbano, Beirut, después de que cientos de manifestantes hayan cortado el acceso al principal vertedero de la ciudad, lo que ha resucitado el temor a que se repita la crisis de residuos que tuvo lugar el verano pasado.

La acumulación de bolsas de basura una vez más en ciertas partes de la ciudad es un síntoma de lo paralizado que está el sistema político de Líbano. El país lleva sin presidente dos años, y sigue utilizando los presupuestos generales de 2005, que fue cuando se aprobaron los últimos. El conflicto sirio y el millón de refugiados que alberga el país han empeorado aún más las tensiones.

En julio del año pasado, las autoridades cerraron el principal vertedero de la ciudad y no proporcionaron un recinto alternativo, por lo que la basura se estuvo acumulando en las calles de la capital durante meses, en pleno verano libanés.

La situación provocó multitudinarias manifestaciones, que fueron organizadas de forma independiente, sin la participación de los principales partidos políticos del país.

La mayoría de los planes alternativos al vertedero fueron rechazados por los habitantes de Beirut, hasta que las autoridades encontraron dos recintos temporales donde poder acumular la basura.

No obstante, los nuevos vertederos no cumplen con las expectativas de los manifestantes. Uno está a 200 metros del aeropuerto internacional de Beirut, y el otro está al lado del vecindario de Bourj Hammoud, un distrito residencial y comercial.

En abril de este año, la Asociación Libanesa de Pilotos escribió una carta al Gobierno con la que advertía a las autoridades de que la basura estaba atrayendo a muchas aves al vertedero, que se colaban en las turbinas de los aviones, lo que supone un gran riesgo.

Muchos partidos políticos contrarios al Gobierno han comenzado a intentar canalizar la frustración de los habitantes de Beirut. El partido cristiano Kataeb, indignado por el abuso del uso del vertedero de Bourj Hammous, bloqueó su entrada hace unas semanas para impedir el acceso de los trabajadores de construcción que han estado mejorando las instalaciones.

El vertedero se encuentra en primera línea de costa. "Llevamos aquí más de 20 días, en protesta por llenar el mar de basura", ha explicado el líder local de Kataeb, Roger Abi Rashed. "Hemos venido para exigirle al Gobierno que encuentre una solución sostenible y permanente al asunto de las basuras", ha añadido.

El consejo municipal de Bourj Hammoud, para protestar por el parón que han sufrido los trabajos de construcción, la semana pasada impidió la entrada al vertedero de varios camiones de basura. El Gobierno prometió al consejo municipal que invertiría unos 25 millones de dólares en la localidad, a cambio de que permitiesen los trabajos de construcción en el vertedero.

La compañía privada a cargo del transporte de basuras, Sukleen, ha dejado de recoger los desperdicios en ciertas partes de la ciudad, ya que no puede dejarla en el vertedero de Bourj Hammoud. Tampoco puede utilizar el otro recinto alternativo cerca del aeropuerto, ya que según una portavoz de la compañía, están a la espera "de un plan de eliminación de residuos del Gobierno".

Para leer más