Berlín dice que la UE no se dejará chantajear con el Brexit

Heiko Maas
REUTERS / POOL NEW
Publicado 10/12/2018 15:06:01CET

BRUSELAS, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, ha dejado claro que la Unión Europea no se dejará chantajear con la salida de Reino Unido del bloque después de que el Tribunal de Justicia de la UE haya avalado la soberanía de Londres para dar marcha atrás en el Brexit y quedarse en las mismas condiciones.

"Ninguna sentencia del Tribunal de Justicia europeo hará que chantajeen a la Unión Europea", ha avisado el jefe de la diplomacia alemana en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión con sus homólogos de la UE.

Maas ha dicho que mirarán la sentencia y ha confiado en que "se tomen buenas decisiones en Londres esta semana, utilizando el mejor raciocinio".

"Si es posible tener el acuerdo avanzaremos con dicho acuerdo y si no reconocemos que no hay acuerdo. Es una decisión de Reino Unido", ha agregado el ministro de Exteriores belga,, Didier Reynders, en referencia al Tratado de Retirada que el Parlamento británico tenía previsto votar este martes, aunque la cadena BBC ha avanzado que el Gobierno aplazará su votación.

"Estamos listos para tomar todas las medidas necesarias en los distintos escenarios", ha remachado el belga, que ha reconocido no saber si la sentencia de la justicia europea hace más probable la opción de que no haya Brexit. "No lo sé, preguntar a los diputados" británicos, ha subrayado.

Reynders ha insistido en que es "mejor" que haya "un proceso tranquilo y tener un acuerdo" para el Brexit.

El ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, ha dicho por su parte que la sentencia de la Justicia europea "no es una sorpresa para nadie", al tiempo que ha enfriado cualquier perspectiva de renegociar el Tratado de Retirada si el Parlamento británico lo rechaza.

"El acuerdo es el acuerdo", ha zanjado, insistiendo en que el acuerdo negociado a requerido dos años de negociación y "concesiones muy duras" por ambos lados sobre cuestiones "sensibles y complicadas" y "no va a cambiar".

"Hay preocupaciones en la UE que también deben ser acomodadas", ha remachado, insistiendo en que el acuerdo es "justo" y "equilibrado" y que la solución de emergencia "negociada" para evitar la vuelta dura a la frontera en Irlanda -que pasa por la creación de un área común aduanera entre la UE y Reino Unido-- es un mecanismo "de último recurso que sólo se aplica si no podemos resolver la cuestión fronteriza a través de la negociación de una relación futura completa, que todo el mundo cree posible".

"Esto simplemente es un mecanismo para garantizar que se aplica si todo lo demás fracasa para proteger la paz y relaciones estables en la isla de Irlanda y es como debe verse", ha zanjado.