Publicado 11/08/2022 17:04

Bolivia acusa a la oposición de Santa Cruz de intentar otro "golpe de Estado" tras la huelga por el censo

El gobernador de Santa Cruz, Bolivia, Luis Fernando Camacho
El gobernador de Santa Cruz, Bolivia, Luis Fernando Camacho - GOBIERNO DE SANTA CRUZ, BOLIVIA

MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Obras Públicas de Bolivia, Édgar Montaño, ha acusado al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, de intentar llevar a cabo otro "golpe de Estado" después de anunciar otro paro de 72 horas para presionar al Gobierno a adelantar la celebración del censo para 2023.

"No es desconocido que el señor Camacho intente nuevamente dar un segundo golpe de Estado, va a seguir intentando dividir y fraccionar nuestro territorio, intentó con el federalismo y le fue mal, intentó con este bloqueo de 72 horas y le fue mal porque le dieron la espalda las organizaciones sociales", ha dicho en declaraciones recogidas por el diario boliviano 'La Razón'.

En rueda de prensa, Montaño ha señalado que estas medidas de presión de la oposición no hacen más que perjudicar económicamente a Santa Cruz, rica región y tradicional bastión opositor al Movimiento al Socialismo (MAS), ya que pierde cerca 32 millones de dólares (30 millones de euros) por día de huelga.

Este martes ya se cumplió un paro de 48 horas convocado por la oposición en Santa Cruz para que se adelantara a 2023 el censo poblacional que el presidente Luis Arce aplazó hasta 2024, y que estaba previsto para noviembre de este año, argumentando deficiencias técnicas en la gestión debido pandemia del coronavirus.

Camacho, una de las piezas claves del golpe de Estado al expresidente Evo Morales en 2019, lidera unas movilizaciones, que no cuentan con el apoyo del alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández, quien incluso pasó en la noche en dependencias municipales para poder asistir al trabajo y evitar los bloqueos.

Para Camacho, la postergación hasta 2024 del censo poblacional no solo contraviene la ley, ya que debe realizarse cada diez años, sino que las anteriores estadísticas, que datan de 2012, no son fiables actualmente para redistribuir los presupuestos federales.

Más información