Bolivia.- Gobierno y prefecturas acuerdan garantizar la renta Dignidad con los impuestos del petróleo

Actualizado 21/09/2008 10:46:33 CET

LA PAZ, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno boliviano y las prefecturas acordaron anoche garantizar el pago de la renta Dignidad para todos los adultos mayores de 60 años con recursos procedentes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH).

"Se ha llegado al acuerdo que todos los presentes en esta reunión deberíamos garantizar el pago de la renta Dignidad, por lo tanto, es el gran primer acuerdo al que se ha llegado con recursos del IDH", declaró el ministro de Hacienda, Luis Alberto Arce Catacora, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias ABI.

Dos días después de iniciarse los trabajos de las comisiones técnicas, la encargada de analizar el IDH debe todavía definir la forma y la sostenibilidad de los beneficios sociales que deparará, ya que a la propuesta formulada por el Ministerio de Hacienda, le ha seguido una contraoferta alternativa presentada por la Prefectura de Tarija.

Ante ello, se acordó declarar cuarto intermedio en la mesa técnica, hasta las 9.00 de este domingo (15.00 hora peninsular española), para luego continuar con el debate en instalaciones del Hotel Portales, de Cochabamba.

El ministro de Hacienda destacó la voluntad de diálogo expresada por los técnicos de ocho de las nueve prefecturas del país para consensuar un acuerdo que permita superar las discrepancias de criterios sobre la distribución del Impuesto Directo a los Hidrocarburos, sin afectar al pago de la renta Dignidad.

Arce explicó que inicialmente el Ministerio de Hacienda presentó su propuesta sobre el IDH, que establece que los recursos excedentes del Fondo de la Renta Dignidad sean devueltos a las regiones a través de distintos fondos de desarrollo departamentales con proyectos conjuntos.

El ministro adelantó que también se analizó la forma de una disminución de los costos de operación que representa el pago de la renta Dignidad, para darle mayor solvencia y rentabilidad al Fondo de la renta Dignidad.

Además se plantea que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) pueda estar presente en la distribución de los recursos hidrocarburíferos, mediante transferencias de recursos, toda vez que sin la entidad estatal petrolera no podría haber regalías ni Impuesto Directo a los Hidrocarburos.

También, pedir a la Contraloría General de la República una mayor fiscalización sobre el uso y el destino de los recursos públicos que reciben las prefecturas, los municipios, las universidades y el Tesoro General de la Nación (TGN).

TARIJA

Por su parte, el secretario general de la prefectura de Tarija, Mauricio Lea Plaza, informó que parte del acuerdo es que el Ministerio de Haciendo hará llegar a las prefecturas del país los informes periódicos de los pagos, números de beneficiarios y recursos operacionales que se administran para el pago de la renta Dignidad por gestión.

Indicó que se acordó la necesidad de realizar un análisis legal para incorporar los dividendos de las empresas capitalizadas como lo establece la Ley No. 3791 de la renta Dignidad, pero que hasta ahora no se hizo efectiva.

A esto sumó la propuesta de su departamento de crear un "techo promedio de financiamiento" para el pago de la renta Dignidad en cada gestión, tomando como parámetro el crecimiento de la población beneficiada y de los costos operacionales que esto requiera.

"Lo que estamos proponiendo es un mecanismo que en lugar de descontar a las prefecturas, TGN gobiernos municipales y Fondo Indígena, el 30 por ciento, se haga el descuento antes de la distribución, es decir, que con el total del IDH se haga el descuento para destinarlo a la renta Dignidad y el saldo distribuirlo", explicó.

Esto, según Lea Plaza, permitirá que en lugar de afectar la inversión pública de las prefecturas con el recorte de un 30 por ciento, se establezca previamente "un costo fijo" que garantice el pago de este beneficio. Además, permitiría a las prefecturas no perder más recursos de lo que en realidad se necesitará para el pago de la renta Dignidad.