Actualizado 16/01/2007 17:57 CET

Botsuana- Unos 40 bosquimanos han regresado a sus territorios del Kalahari, de los que fueron expulsados por el Gobierno

Sus miembros vuelven poco a poco a sus tierras, de las que fueron sacados ilegalmente para destinar la zona al turismo y los diamantes

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de 40 bosquimanos consiguieron volver a sus casas en la Reserva Central del Kalahari esta misma semana tras la decisión del Tribunal Supremo que les dio la razón después de años reclamando unos territorios ancestrales que siempre les han pertenecido, y pese la fuerte presencia policial en la zona que pretendía convencerles para que permanecieran en los campos en los que habían sido recolocados.

Aunque tras la decisión judicial se autorizó la entrada a la Reserva --de la que salieron para ser reasentados con el fin de que ésta fuera destinada al turismo y las explotaciones diamantíferas-- a todos los bosquimanos, algunos sólo recibieron 'permisos temporales'. Entre el grupo de bosquimanos, se encontraban policías vestidos de paisano.

Las fuerzas de seguridad intentaron persuadirles para que no abandonaran su nueva recolocación en el campo de New Xade asegurándoles que el presidente de Botsuana, Festus Mogae, deseaba "primero" mantener un encuentro con ellos. Los bosquimanos insistieron en todo momento en volver inmediatamente a sus tierras.

En este sentido, el director de la organización internacional Survival, Stephen Corry, afirmó que confían en que las autoridades del país "no intenten poner obstáculos a los bosquimanos que quieren volver a casa, y entiendan que va en su propio interés, así como en el de este pueblo".

Asimismo, señaló que desde la organización esperaban que el proceso de retorno del este pueblo se desarrolle "con la mayor tranquilidad y libertad posible". En este sentido, "los bosquimanos agradecen todo el apoyo que reciban, desde Botsuana o desde cualquier otra parte del mundo", concluyó Corry.

El pasado mes de septiembre el pueblo bosquimano lazó una petición de ayuda al actor Leonardo DiCaprio, que protagoniza la película 'The Blood Diamond' (Diamante de Sangre) a través de un anuncio publicado a toda página en la revista 'Variety'.

Además, y en una carta personal enviada al propio actor, el portavoz de este pueblo, Roy Sesana, escribía: "hemos sabido que actúa en una película que muestra lo mucho que pueden herir los diamantes. Nosotros lo sabemos muy bien. Cuando nos expulsaron de nuestra tierra, los funcionarios nos dijeron que era por haber encontrado diamantes", entre otras, por parte de la empresa De Beers, que ha estado realizando exploraciones diamantíferas en la zona.

"Por favor, ayúdenos, Señor. Sabemos que es usted un hombre famoso y respetado, y que si habla públicamente en nuestro favor muchas personas le escucharán. Sólo queremos volver a casa, y cazar y recolectar y vivir en paz como siempre hemos hecho", agregaba la carta.

Otros actores, como Colin Firth o Julie Christie, ya han hablado públicamente en favor de los bosquimanos, recordando que los diamantes "son causa de miseria y sufrimiento" y la expulsión de este pueblo demuestra que la gente local "está sufriendo debido a estas piedras". Para Survival, "estos pueblos se enfrentan a la extinción total, no debido a la guerra, sino al robo de su tierra".

UNA LUCHA HISTORICA

Tras años de batalla legal, por fin el pasado 13 de diciembre un Tribunal del país autorizó a que el regreso de este pueblo a las tierras de su propiedad --de las que fueron expulsados, según Survival por intereses comerciales y económicos-- comenzara finalmente el pasado viernes, 12 de enero.

Varias familias bosquimanas del campo de reasentamiento de Nueva Xade anunciaron satisfechos que regresarían a las comunidades de Metsiamanong y Molapo en la Reserva de Caza del Kalahari Central de forma inmediata.

"Hemos esperado este momento durante tantos años, ¡y ahora por fin podremos volver a casa!", declararon algunos de los miembros de este pueblo, del que ya no quedan demasiados integrantes. "Voy a construir casas para mi familia, y enseñar a mis hijos pequeños cómo encontrar comida. Mi corazón está lleno de alegría, al saber que pronto volveré a ver mi tierra", agregó uno de ellos tras conocer la noticia de que podrían regresas a la zona de la que fueron expulsados.

En la actualidad, y repartidos por varios países africanos, hay unos 100.000 bosquimanos. En el caso de los de Kalahari, desde hace décadas, el Gobierno de Botsuana ha ido sacándolos de la reserva y trasladándolos a asentamientos para que la zona fuera destinada al turismo y a la exploración de diamantes.

La Reserva Natural del Kalahari Central había sido designada por las autoridades botsuanas como una zona de protección de la fauna y flora de la desértica África meridional, pero Roy Sesana siempre ha mantenido que la intención del Gobierno no era proteger la naturaleza, sino "despejar la zona para explotar nuevos yacimientos".

El Gobierno esgrimió que la reserva "es una zona sin servicios de salud ni escuelas" y que los bosquimanos vivirían mejor en asentamientos fuera de la reserva.

El Tribunal Supremo de Botsuana dictaminó por fin en diciembre que la expulsión de los bosquimanos era "ilegal e inconstitucional", y que tienen derecho a vivir en su tierra ancestral dentro de la Reserva. El Tribunal también dictaminó que los bosquimanos "tienen derecho a cazar y recolectar en la reserva", y que no deberían tener que solicitar permisos para entrar en ella.