Actualizado 09/11/2012 09:42 CET

Los CCL abandonarían el CNS en medio de nuevas divisiones entre la oposición

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los Comités de Coordinación Locales (CCL), uno de los grupos opositores más influyentes en Siria, han apuntado este jueves que podrían abandonar el Consejo Nacional Sirio (CNS) en medio de nuevas divisiones entre la oposición durante la cumbre que se ha iniciado durante esta misma jornada en la localidad qatarí de Doha, donde los grupos opositores tenían previsto debatir la formación de un nuevo grupo que integre a todas las facciones de la oposición del país árabe, que ha dado a conocer como Iniciativa Nacional Siria (INS).

En declaraciones concedidas al diario británico 'The Guardian', la portavoz de los CCL, Rafif Jouejati, ha confirmado que el grupo está preparando un comunicado para expresar su postura ante la situación y anunciar su salida del grupo.

Poco después, Jouejati ha informado a través de su cuenta oficial en la red social de microblogging Twitter que "antes se rogaron reformas a (el presidente sirio, Bashar) Al Assad, y ahora hay que rogar reformas al CNS". "Fracaso", ha remachado.

"RT --acrónimo de 'retwittear', compartir el comentario-- si realmente odias las políticas exclusionistas y sexistas del CNS y estás preparado para pedir el cambio. Nos hemos quejado lo suficiente, es tiempo de que respondan", ha dicho Jouejati.

Las declaraciones de la portavoz de los CCL se enmarcan en la tónica pesimista que ha rodeado a la jornada, después de que la posibilidad de unificar a la oposición parezca haberse alejado de nuevo. Tras la jornada, varios miembros del CNS han presentado su dimisión al considerar imposible alcanzar acuerdos.

Por su parte, el enviado británico a la cumbre, Jon Wilks, ha resaltado la "urgencia" de unificar a la oposición y se ha mostrado frustrado ante las dificultades que está habiendo para conseguirlo desde el inicio del conflicto en el país árabe.

"Me quedo en Doha. La oposición ha reconocido la necesidad de construir puentes entre el CNS y otros grupos particulares. Es urgente una oposición fuerte por el empeoramiento de la crisis y porque los donantes occidentales necesitan un gobierno tecnocrático (en Siria) que maneje la ayuda entregada", ha manifestado Wilks a través de su cuenta en Twitter.

"Muchos enviados (del grupo de) Amigos de Siria se quedan para ayudar en esta importante discusión entre todos los grupos. La decisión ha de ser siria, pero nuestro mensaje es que necesitamos decisiones sobre estos asuntos vitales en los próximos días", ha agregado el enviado británico.

La reunión en Doha tiene como objetivo debatir la propuesta presentada por el opositor Riad Seif para conformar la INS. Seif, exparlamentario y una de las cabezas visibles de la oposición del país, se está erigiendo como el posible nuevo líder de dicho grupo. Seif fundó el Foro para el Diálogo Nacional, uno de los bloques para el debate político y la libertad más importantes durante la conocida como Primavera de Damasco entre 2000 y 2001.

Asimismo, fue el primer firmante de la Declaración de Damasco, texto emitido en 2005 por la oposición --lanzado por el activista Michel Kilo y firmado por unas 250 figuras del mundo intelectual y político del país-- que define al Gobierno sirio como "autoritario, totalitario y exclusivista" y solicita reformas democráticas y una solución al asunto kurdo.

La nueva propuesta se encuadra en los intentos de la oposición por sacar adelante una formación que cuente con respaldo internacional y legitimidad a nivel interno, uno de los máximos problemas a los que se está enfrentando el CNS.

Seif anunció el viernes que se planea la formación de un liderazgo político "amplio, democrático e inclusivo que será conocido como INS", al tiempo que señaló que sus bases se encuadrarán "en los documentos de la Conferencia de El Cairo, que fueron acordados por la oposición siria en julio de 2012". "La INS apoyará y estará en contacto con la oposición interna y será activa en los frentes regional e internacional", añadió.

Entre los compromisos adquiridos por la nueva formación, en caso de que sea acordado su nacimiento en la cumbre que se celebrará en Doha el 8 de noviembre, se encuentra la garantía de que "no habrá un vacío político tras la salida del régimen (de Bashar al Assad) del poder".

OBJETIVOS

El texto presentado por Seif especifica que la unión de todas las facciones bajo el estandarte de la INS premitirá a la nueva organización trabajar para "preservar la soberanía nacional y la independencia de las decisiones sirias, la unidad geográfica de la nación y la unidad del pueblo". Asimismo, resalta la importancia de establecer una Siria "civil, plural y democrática".

En respuesta al debate internacional respecto a si Al Assad y su Ejecutivo han de permanecer en la nueva estructura de poder en Siria e impulsar las reformas a través de un Gobierno de unidad, Seif recalcó que "el proceso necesario para conseguir una solución política solo puede iniciarse una vez que Al Assad y los símbolos de su régimen caigan y los responsables del derramamiento de sangre siria sean llevados a juicio".

En base a esta formulación, es probable que no consiga el respaldo de los gobiernos de Rusia y China, que cuentan con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que han abogado por la estructuración de un Ejecutivo de unidad en base a un acuerdo entre ambas partes.

Seif reseñó que los principales puntos sobre los que trabajará la INS son "el establecimiento de un fondo para apoyar al pueblo sirio, apoyar al Ejército Libre Sirio (ELS), administrar los territorios liberados, planear el periodo de transición y conseguir el reconocimiento internacional".

Así, indicó que "todas las facciones de la oposición política siria, los representantes del ELS, los consejos militares, las fuerzas revolucionarias, los consejos locales y las figuras nacionales de las provincias serán invitados a participar en esta propuesta".

Por otra parte, anunció que la INS estará compuesta por cuatro organismos: un Cuerpo Iniciativo, que incluirá representantes de los grupos políticos, consejos locales y fuerzas revolucionarias; un Consejo Militar Supremo, que incluirá a representantes de los consejos militares y las brigadas; un Comité Judicial; y un Gobierno de transición, compuesto en su totalidad por tecnócratas. Estos órganos serán debatidos y perfilados durante la reunión de Doha.