La CDU advierte de que la relación entre Alemania y EEUU está peor que durante la guerra de Irak

Publicado 16/01/2014 18:59:52CET

BERLÍN, 16 Ene. (Reuters/EP) -

El portavoz de política exterior de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Philipp Missfelder, ha asegurado este jueves que la relación entre Alemania y Estados Unidos está en un momento peor que el que atravesaron ambos países durante la guerra de Irak hace una década, debido a los escándalos sobre el espionaje estadounidense a la canciller alemana, Angela Merkel.

Missfelder, que se espera que próximamente sea nombrado como coordinador del Gobierno para los asuntos relacionados con Estados Unidos, ha afirmado que Berlín debería bloquear el acceso a la base de datos de las transacciones financieras internacionales hasta que Washington se comprometa a dejar de espiar a Alemania.

Durante esta semana, han surgido varias informaciones que apuntan hacia un acuerdo de "no espionaje" mutuo, después de que el año pasado se hiciese público que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense espió el teléfono móvil de la canciller, una situación que ha empeorado la relación entre ambos países.

"El año 2003 es visto generalmente como el punto más bajo en las relaciones germano estadounidenses", ha recordado Missfelder, en referencia a la invasión liderada por Estados Unidos en Irak para derrocar a Sadam Husein, que fue duramente criticada por el Gobierno alemán, entonces liderado por Gerhard Schröder.

"Pero si analizamos la situación actual, la pérdida de confianza no es más pequeña de lo que era entonces. De hecho es probablemente mayor debido a que esta cuestión preocupa más a la gente y de forma más intensa que durante la invasión de Irak", ha asegurado Missfelder.

Las declaraciones de Missfelder han tenido lugar un día antes de que el presidente estadounidense Barack Obama, tenga previsto revelar cambios en los programas de la NSA. Sin embargo, los expertos apuntan a que Obama no introducirá grandes cambios pese a los escándalos por el espionaje masivo que se produjeron tras las filtraciones del excontratista de la NSA Edward Snowden.

"Podemos considerar que no somos vistos como amigos leales, si no que más bien nos enfrentamos a una gran desconfianza", ha afirmado el político, que sin embargo ha matizado que la relación entre Alemania y Estados Unidos "no está al nivel de países que están fuera de la OTAN, aunque ha habido un cambio cualitativo, especialmente por el lado estadounidense".

Missfelder ha indicado que si las conversaciones sobre el acuerdo de "no espionaje" fracasan, el Gobierno alemán podría respaldar la suspensión de un acuerdo firmado tras los ataques del 11-S que proporciona a Estados Unidos acceso a la base de datos financiera SWIFT. El Parlamento europeo ya aprobó la suspensión de este acuerdo en una votación simbólica el año pasado.

El político ha resumido en tres las demandas por parte de Alemania a Estados Unidos: un acuerdo de "no espionaje" mutuo, la finalización de las escuchas a políticos, además de un convenio generalizado sobre cómo maneja Estados Unidos los metadatos que dispone gracias a sus programas de la NSA.