Ceballos se declara en rebeldía tras pasar dos meses aislado en la cárcel de la Inteligencia venezolana

El líder opositor venezolano Daniel Ceballos
REUTERS / CHRISTIAN VERON
Actualizado 04/12/2017 17:49:44 CET

CARACAS, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El líder opositor Daniel Ceballos, detenido por incitar a la violencia durante las revueltas de 2014 contra el Gobierno de Nicolás Maduro, se ha declarado en rebeldía tras pasar cerca de 60 días aislado en el cuartel general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), el Helicoide de Caracas.

Ceballos ha escrito una carta que su mujer, Patricia Gutiérrez, ha difundido por redes sociales, en la que denuncia que lleva 57 días en "aislamiento". "Son tres años, ocho meses y quince días preso y sin juicio (secuestrado), en absoluta indefensión", ha recordado.

El ex alcalde de San Cristóbal ha contado que lleva dos meses recluido "en la última celda del Helicoide" --"hay al menos ocho rejas más hasta la rampa donde me sacaban al sol"--. "Y para colmo tengo ahora un grillete electrónico pegado al tobillo", ha apostillado, detallando que le obligan a cargarlo dos horas diarias.

Ceballos ha expresado su hartazgo por esta situación y ha anunciado que a partir de este momento no va a "cooperar" más con las autoridades venezolanas. "Me voy a resistir a todo acto cruel que viole mis Derechos Humanos", ha afirmado. Así, ha destruido el grillete electrónico y ha anunciado que no se hará la fotografía diaria que le exigen.

El ex regidor local se ha mostrado dispuesto a "asumir las consecuencias de estas decisiones". "Que la dictadura y los funcionarios que reciben y ejecutan estas órdenes también las asuman", ha remachado.

Ceballos fue detenido en 2014 en el marco de las protestas opositoras que ese año sacudieron la nación caribeña, especialmente San Cristóbal, conocida como 'la ciudad rebelde de Venezuela', por su tradicional rechazo al 'chavismo', de la que en ese momento era alcalde.

Fue sancionado con un año de inhabilitación política y cárcel. Sin embargo, las autoridades venezolanas han ido sumando cargos, como un supuesto plan de fuga. Primero estuvo en la cárcel militar de Ramo Verde y llegó a ser puesto en arresto domiciliario, pero en agosto de 2016 fue trasladado al Helicoide.