Publicado 27/09/2022 15:05

Cerca del 90% de los jóvenes gazacíes consideran que sus vidas transcurren en situaciones "anormales"

Archivo - Un palestino frente a un edificio destruido en un ataque de Israel contra la Franja de Gaza
Archivo - Un palestino frente a un edificio destruido en un ataque de Israel contra la Franja de Gaza - Mohammed Talatene/dpa - Archivo

El CICR destaca que "los jóvenes que residen en Gaza necesitan desesperadamente un camino hacia la esperanza"

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Alrededor del 90 por ciento de los jóvenes palestinos que viven en la Franja de Gaza consideran que sus vidas no transcurren en circunstancias "normales" debido a la guerra y el bloqueo impuesto por Israel, según un sondeo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Los resultados de la encuesta, realizada entre el 18 de julio y el 3 de agosto a 385 palestinos de entre 18 y 30 años de edad, reflejan que dos tercios de los gazacíes dependen de sus familias para obtener ingresos, mientras que el 40 por ciento dicen no tener esperanza de encontrar un puesto de trabajo durante los próximos 15 años.

Así, el 88,8 por ciento de los participantes afirmó que la vida en Gaza es "anormal" en comparación con otras zonas, principalmente debido a las repercusiones de los enfrentamientos, el bloqueo, las diferencias internas entre facciones palestinas y el cambio climático.

Además, el 95,6 por ciento considera que se ven afectados negativamente por la situación humanitaria debido a la falta de trabajo y los escasos ingresos, la ausencia de acceso a los servicios básicos, incluidos cortes eléctricos, mala calidad del agua, falta de retirada de basuras y desnutrición, y el impacto de las hostilidades.

Por otra parte, el 49 por ciento de los jóvenes gazacíes sufren estrés, ansiedad y depresión, mientras que el 34,5 por ciento dicen sufrir problemas sociales con sus amistades y el 12,4 por ciento optan por evitar el matrimonio.

El 38,7 por ciento de los encuestados apuntan a un descenso en el acceso a servicios médicos de calidad debido a las capacidades limitadas de los centros de salud, mientras que el 33,6 por ciento no pueden permitirse pagar la atención sanitaria y el 27,7 por ciento no pueden recibir tratamiento debido a las restricciones a los viajes al extranjero.

A ello se suma que el 39,2 por ciento de los jóvenes gazacíes han perdido oportunidades laborales en el extranjero y que el 20,6 por ciento no pudieron abandonar el enclave para una oportunidad de negocio. Asimismo, el 16,2 por ciento vio rechazado el acceso a un tratamiento mejor, el 12,9 por ciento perdieron una beca en el extranjero y el 11,1 por ciento ha sufrido una reducción de las posibilidades de establecer una familia.

Respecto al futuro, el 42,9 por ciento cree que no podrá encontrar trabajo en los próximos 15 años, mientras que el 67,5 ciento considera que habrá nuevas hostilidades con Israel en el futuro. Un 19,2 por ciento adicional cree que hay un 50 por ciento de posibilidades de nuevos enfrentamientos.

Asimismo, un 47,8 por ciento dice tener pocas esperanzas sobre una mejora de los mecanismos de viaje hacia y desde la Franja, mientras que un 33,5 por ciento dice no tener esperanza alguna al respecto.

Por último, un 66,2 por ciento cree que no tendrán electricidad durante todo el día y el 38,4 por ciento espera que las nuevas generaciones de servicios de Internet lleguen a Gaza, con un 23,4 por ciento esperando justo lo contrario.

Una quinta parte de la población de Gaza tiene entre 18 y 29 años y los 15 años de restricciones impuestas por Israel sobre el movimiento de personas y bienes han contribuido a un deterioro de la situación económica y humanitaria en la Franja, según el CICR.

"Las guerras y el bloqueo han impactado negativamente a todos los jóvenes en Gaza, no sólo a mí. La guerra ya es bastante mala por sí misma y sumada al bloqueo hace que sea demasiado que soportar", ha relatado Laiz Rashdán, un graduado universitario de 25 años.

Nuran al Zaim, de 23 años, ha resaltado que "todo lo que se pide es vivir con normalidad, como otros en todo el mundo". "Queremos poder movernos libremente, viajar y tener trabajos decentes", ha explicado en declaraciones al organismo.

En este sentido, el vicesecretario de la subdelegación del CICR en Gaza, Nicolas Geeraert, ha manifestado que "las necesidades de los jóvenes van más allá de la dimensión económica de Gaza, ya que la mitad de los jóvenes dicen que han sufrido problemas significativos de salud mental y un tercio de ellos sufren problemas sociales".

"Los jóvenes que residen en Gaza necesitan desesperadamente un camino hacia la esperanza y una oportunidad lejos del dolor y el sufrimiento causados por las hostilidades y las restricciones de movimiento", ha argüido Geeraert.

Por ello, el CICR ha reclamado soluciones a largo plazo que den soluciones dignas a los jóvenes gazacíes y ha solicitado a las autoridades israelíes y palestinas que aborden las consecuencias humanitarias que evitan el acceso de la población a los servicios esenciales en el enclave.

Más información