Cheney descarta que la oposición en el Congreso afecte a los nuevos planes de Bush en Irak

Actualizado 14/01/2007 19:13:50 CET

WASHINGTON, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, afirmó hoy domingo que la oposición del Congreso estadounidense, ahora en poder de los demócratas, no afectará los planes del presidente George W. Bush de enviar más soldados a Irak, llegando a sugerir incluso que la guerra es una atribución del poder ejecutivo.

"El presidente es el comandante en jefe (de las fuerzas armadas). El es quien tiene que tomar esas decisiones difíciles", dijo Cheney.

La actitud desafiante de Cheney se hizo notar en un momento en que la Cámara de Representantes y el Senado se preparan para votar una serie de resoluciones opuestas al envío de más soldados a Irak. Cheney manifestó que esas votaciones no vinculantes no afectarán la capacidad de Bush de implementar sus políticas.

"El es quien tiene que decidir cómo usar la fuerza y donde emplazar la fuerza", dijo Cheney refiriéndose al presidente. El Congreso "tiene que respaldar el esfuerzo a través del financiamiento" de la guerra. "Ustedes no pueden conducir una guerra como si fuera un comité", añadió, sugiriendo que la guerra es una atribución del poder ejecutivo, no una iniciativa del poder legislativo en que todos opinan y cada acción se decide por mayoría de votos.

Cualquier intento de bloquear los esfuerzos de Bush "socavará a los soldados", dijo Cheney, que se dirigía especialmente a los legisladores demócratas que han criticado al presidente por resolver un incremento de soldados apostados en Irak a pesar de la oposición del Congreso, los consejeros militares y la población.