China/Tíbet.- El Comité de Apoyo al Tibet acusa al juez Moreno de estar obstruyendo la investigación sobre el genocidio

Actualizado 19/05/2008 17:16:38 CET

Tres monjes declararon en la Audiencia Nacional como testigos de "la verdad de las torturas y sufrimiento de miles de tibetanos"

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El abogado del Comité de Apoyo al Tíbet (CAT), José Elías, denunció la "obstrucción del proceso" llevada a cabo por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno tras la declaración de tres monjes tibetanos que acudieron hoy como testigos a estas dependencias judiciales, para testificar en la causa en la que se investiga el presunto genocidio llevado a cabo por las autoridades de China tras la ocupación de este país en 1950.

"Ha habido una gran limitación por parte del juez ya que no ha dejado que los testigos se extendiesen todo lo que hubiesen querido y no ha dejado que se formulasen algunas preguntas que él mismo ya había aceptado previamente obstruyendo parte del proceso", explicó Elías en declaraciones a los medios, al tiempo que anunció que hizo constar en acta una protesta formal contra la actitud del magistrado.

El letrado incidió en que precisamente las preguntas que vetó el juez fueron aquellas referentes al tiempo que los testigos pasaron en la cárcel y las torturas que en ese lugar sufrieron por parte del Gobierno chino.

"Al tener varios libros escritos sobre esa fase de su vida el juez no ha querido que se formulasen algunas preguntas alegando que con los libros era suficiente", denunció Elías. Dichos escritos han sido aportados como prueba a la causa a petición del juez, informaron fuentes jurídicas.

Pese a todo, el abogado explicó que las declaraciones duraron aproximadamente una hora cada una y expresó su deseo de que el juez acepte remitir el interrogatorio a los querellados, "lo que daría para pedir órdenes internacionales de detención", dijo.

QUERELLA INTERPUESTA EN 2006.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 Ismael Moreno investiga estos hechos desde enero de 2006, después de que el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT), la Fundación Casa del Tíbet y la asociación Thubten Wangcheg Sherpa Sherpa presentaran una querella contra el ex presidente chino Jiang Zemin y otros seis ex responsables comunistas en el Tíbet o en el Gobierno chino.

Entre los testigos que declararon hoy ante el juez Moreno se encuentra el monje del monasterio de Drepung Palden Gyatso, que permaneció 33 años en la cárcel tras ser detenido en 1959 por liderar a un grupo de religiosos que realizaron manifestaciones de protesta contra el Gobierno chino. Éste transmitió su alegría por "haber podido expresar ante un juez su sufrimiento y el del Tibet a causa de la tortura infligida por el Gobierno de China".

"SALIÓ BAILANDO".

Según dijo el jefe de la casa del Tibet en Barcelona Thubten Wangcheg quien acompañó hoy a sus correligionarios en al Audiencia Nacional, Gyatso entró en el despacho del juez "con cara de preocupación y salió bailando, su sueño es poder explicar al mundo y dar luz a su vida", añadió. "Nuestro arma es la verdad y la no violencia", concluyó Wangcheg.

Junto a Gyatso comparecieron también Jampel Monlam, monje de Drepung que fue torturado en marzo de 1989, y Bhagdro, antiguo religioso del monasterio de Ganden que fue detenido y torturado junto con otros 60 compañeros en mayo de 1996, al negarse a cooperar con la "campaña de reeducación patriótica" emprendida por las autoridades chinas en los monasterios tibetanos. De igual modo, estaba prevista la declaración del activista Tenzin Tsundue, aunque finalmente no podrá acudir a la convocatoria judicial.

Monlam, quien mostró una serie de imágenes de compatriotas suyos torturados supuestamente en los últimos enfrentamientos entre ciudadanos tibetanos y el Gobierno chino, instó a la comunidad internacional a asumir que "este es el momento del Tibet ya que lo que sucede allí no es un problema interno sino una violación de derechos humanos". "Hablar del Tibet no es política, sino defender un pueblo", aseveró.

Asimismo agradeció que "España es el primer país que accede a aceptar a trámite una querella contra el Gobierno chino". "Hemos venido desde le India para contar la verdad de las detenciones, torturas y sufrimientos a miles de tibetanos", dijo.

UNA DECLARACIÓN ANTERIOR.

La única declaración sobre esta causa que se ha producido hasta la fecha tuvo lugar el 5 de junio de 2006, cuando compareció en la Audiencia Nacional el ciudadano español de origen tibetano Thubten Wangchen, que ratificó su querella y entregó al juez diversos documentos escritos y visuales que acreditarían la muerte de 1,2 millones de tibetanos tras la invasión china.

Además de Jiang Zemin la querella que estudia la Audiencia Nacional está dirigida contra el primer ministro durante la represión tibetana Li Peng; los secretarios del partido Comunista en el Tíbet entre 1971 y 1980, Ren Rong, entre 1980 y 1985, Yin Fatang, y entre 1992 y 2001, Chen Kuiyan; el ministro de Planificación Familiar en los 90, Deng Delyun; y el jefe de Seguridad china y responsable de la Policía Armada Popular durante la represión de finales de los 80, Chen Kuiyan.