CIA.- Marty denuncia que los presidentes rumano y polaco sabían que había cárceles secretas de la CIA en su territorio

Actualizado 08/06/2007 15:16:53 CET

PARIS, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos instaló cárceles secretas de la CIA en Polonia y Rumanía con el conocimiento de las autoridades de ambos países, manteniendo retenidos en ellas a "detenidos de alto valor" entre 2002 y 2005, según se desprende del segundo informe presentado hoy por el relator de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre los vuelos de la CIA, Dick Marty.

En su informe sobre 'Presuntas detenciones secretas y translados ilegales entre Estados que implican a miembros del Consejo de Europa', el parlamentario suizo señala que Estados Unidos y los aliados de la OTAN llegaron a un acuerdo secreto en octubre de 2001 en virtud del cual se fijaba el marco legal para que la CIA pudiera mantener retenidos a "detenidos de alto nivel" en Europa.

Estos detenidos permanecieron en centros de detención en Polonia, en Stare Kiejkuty, y en Rumanía entre 2002 y 2005. Además, según Marty, tanto el ex presidente polaco Aleksander Kwasniewski como el ex presidente rumano Ion Iliescu sabían de la existencia de esos centros de detención en sus territorios y los autorizaron.

Además, en el caso concreto de Rumanía, señala el informe presentado hoy, los servicios de inteligencia militares rumanos ayudaron a crear una "zona segura" en el sureste del país, donde las fuerzas estadounidenses podían hacer aterrizar los vuelos y usar las instalaciones.

Mientras, entre los vuelos que llegaron a Polonia, con la complicidad de los controladores aéreos polacos, figura el que trasladó a Jalid Sheij Mohamed, el cerebro de los atentados del 11-S, desde Kabul a Szymany el 7 de marzo de 2003.

Según explica Marty en su nuevo informe, "lo que anteriormente eran una serie de alegaciones está ahora probado: grandes cantidades de personas han sido secuestradas de varios lugares en todo el mundo y trasladadas a países donde han sido perseguidas y donde se sabe que la tortura es una práctica común".

"Otros han sido detenidos arbitrariamente, sin ningún cargo preciso en su contra y sin supervisión judicial, denegándoseles la posibilidad de defenderse", añade, subrayando que "otros simplemente han desaparecido por periodos indefinidos y han sido detenidos en cárceles secretas, incluso en países miembros del Consejo de Europa".