Más de cien muertos en un ataque de la coalición saudí en un bombardeo sobre una cárcel en Yemen

Actualizado 01/09/2019 23:37:55 CET

Cruz Roja ha certificado que todos los presos han muerto o están heridos y la ONU exige una investigación a Riad

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Más de cien personas han muerto en lo que podría tratarse de un ataque aéreo ejecutado por la coalición de apoyo al Gobierno de Yemen que lidera Arabia Saudí contra una cárcel de prisioneros de guerra situada a las afueras de la ciudad de Dhamar (suroeste del país), según ha confirmado el jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Yemen, Franz Rauchenstein. La cifra final de muertos podría incrementarse.

"El CICR ha visitado ya esas instalaciones. Es un centro educativo vacío que está siendo utilizado desde hace tiempo como centro de detención", ha explicado Rauchenstein. "Lo más perturbador es que (el ataque) ha sido contra una prisión. Atacar un edificio así es sorprendente y lamentable. Los prisioneros están protegidos por el Derecho Internacional", ha añadido.

Cruz Roja ha certificado que en las instalaciones había unos 170 internos y que 40 de ellos están heridos, mientras que el resto presumiblemente han fallecido. Voluntarios de Cruz Roja trabajan para rescatar los cadáveres de entre los escombros y ya se está utilizando maquinaría pesada pues uno de los edificios tenía varias plantas y ha quedado totalmente destruido. Por ello el CICR estima que se tardará variso días en terminar la evacuación de los cadáveres.

"Ver en primera persona el daño causado, los cuerpos entre los escombros, es una conmoción. La rabia y la tristeza son las reacciones naturales. Las personas que no están participando activamente en los combates no deberían morir así", ha añadido Rauchenstein tras visitar el lugar del ataque en declaraciones recogidas en un comunicado del CICR.

El portavoz del Ministerio de Salud de los insurgentes yemeníes huthi, Yusef al Hadri, había informado previamente en una entrevista telefónica con el medio Al Masira que la coalición lanzó al menos 14 misiles en varios ataques contra tres edificios del centro comunitario de Dhamar, donde estaban recluidos 185 mercenarios capturados en diferentes frentes.

Los heridos han sido trasladados a hospitales de la provincia mientras equipos del Ministerio de Salud, de Media Luna Roja e incluso los residentes están sacando a las víctimas de los escombros.

El jefe del Comité Nacional para Asuntos de Prisioneros, Abdulqader al Mortadha, había precisado que la mayoría de los internos iban a ser canjeados a cambio de fuerzas huthis capturadas y que los equipos de rescate están encontrando grandes dificultades para entrar en el lugar debido al "bombardeo intenso y continuo".

Previamente, la coalición árabe había confirmado la destrucción una instalación militar del movimiento huthi en Dhamar. Según la cadena de televisión Al Arabiya, en el recinto se encontraban drones, así como sistemas de defensa antiaérea, y por ello ha desmentido expresamente que se tratara de una prisión.

LOS HUTHIS DENUNCIAN EL "CRIMEN" DE LA COALICIÓN SAUDÍ

El líder de los huthis, Abdulmalik al Huthi, ha condenado este bombardeo y ha señalado que este tipo de acciones es un síntoma de la "desesperación" de la coalición y su desprecio por la vida de todos los yemeníes, incluidos los "mercenarios" a su servicio.

"Este crimen perpetrado contra prisioneros de guerra es una muestra del rencor, de la decadencia moral y ética y de la desesperación de la agresión de la coalición (...). La coalición saudí considera admisible verter la sangre de los yemeníes incluso si son sus simpatizantes", ha argumentado en un mensaje emitido por la televisión.

"Los recientes acontecimientos de Adén y Saba son una prueba de que la coalición utiliza a colaboracionistas para lograr sus propios objetivos", ha señalado en referencia al bombardeo y a la sublevación de los separatistas suryemeníes en Adén con el apoyo de Emiratos Árabes Unidos.

Por su parte, el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, ha condenado la "tragedia" de este domingo y ha instado a la coalición a abrir una investigación. "Debe haber rendición de cuentas", ha señalado en un comunicado conjunto de varias agencias de la ONU.

"Lo ocurrido hoy es una tragedia. El coste humano de esta guerra es insoportable. Tenemos que pararla. Los yemeníes se merecen un futuro en paz. La tragedia de hoy nos recuerda que Yemen no puede esperar", ha argumentado Griffiths.

La coordinadora humanitaria de la ONU en Yemen, Lise Grande, ha denunciado por su parte que "los primeros servicios de emergencia no podían desplazarse hasta el lugar debido a los repetidos ataques". "Puede que haya supervivientes bajo los escombros. La búsqueda sigue", ha añadido.

Además, Grande ha advertido de que están utilizando recursos destinados a combatir la epidemia de cólera para atender a las víctimas del bombardeo. "No tenemos otra opción. Es un momento muy oscuro para Yemen (...). La única forma de poner fin a las muertes y la miseria en Yemen es poniendo fin al conflicto", ha subrayado.

El conflicto comenzó en marzo de 2015 y enfrenta al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, apoyado por la coalición militar saudí, y los huthis, respaldados por Irán. Los huthis controlan la mayoría de las partes pobladas del centro y norte del país, mientras que el Gobierno controla partes del sur del país. La ciudad de Adén, hasta ahora en manos de las fuerzas gubernamentales, se ha sublevado y está bajo control de las milicias separatistas suryemeníes, apoyadas por Emiratos Árabes Unidos.

La guerra de Yemen está considerada como la mayor catástrofe humanitaria del mundo y ha arrastrado a uno de los países más pobres del planeta a un escenario de absoluta devastación, hambruna y brotes de cólera.

Para leer más