Cientos de personas se manifiestan en Dublín para solicitar una reforma de la ley del aborto

Actualizado 06/07/2015 15:28:46 CET

DUBLÍN, 21 Ago. (Reuters/EP) -

Cientos de personas se han manifestado este miércoles en la capital de Irlanda, Dublín, para solicitar una reforma de la ley del aborto, después de que una víctima de una violación denunciara que se le había negado abortar y se había visto obligada a parir por cesárea.

El caso ha reabierto el debate en el país sobre las leyes que regulan el aborto en Irlanda, unas de las más estrictas del continente. "Estoy aquí porque estoy horrorizada. Esta pobre chica ha sufrido porque no entendía el complejo y estúpido sistema en Irlanda", ha dicho Aoife McLysaght, una profesora que portaba un cartel en el que se podía leer 'El parto forzoso es tortura'.

"Estamos intentando presionar al Gobierno, pero parece que es una de las cosas que prefiere ignorar. Creo que es cuestión de tiempo que se cambie la ley. Sólo espero que eso ocurra pronto para que menos gente sufra", ha agregado.

La joven, de nacionalidad extranjera y cuya identidad no ha trascendido por razones legales, afirmó en una entrevista al diario 'The Irish Times' que quedó embarazada tras ser violada antes de llegar a Irlanda.

Una vez en el país intentó poner fin al embarazo tras saber que esperaba un niño, pero su caso fue rechazado por las autoridades sanitarias. Pese a que las mujeres irlandesas suelen viajar a Reino Unido para abortar debido a sus leyes más favorables, la joven argumentó que no pudo hacerlo por falta de dinero.

En base al proyecto Vida Durante el Embarazo, que fue aprobado el año pasado por el Parlamento irlandés tras la muerte de una mujer de nacionalidad india a la que se le negó un aborto, el embarazo puede ser interrumpido si la vida de la mujer está en peligro, incluyendo la posibilidad de un suicidio.

Un comité de Naciones Unidas pidió en julio al Gobierno irlandés que revise las leyes que regulan el aborto para introducir excepciones en caso de violación, incesto, riesgos graves de salud para la madre o malformaciones mortales del feto.

Sin embargo, el Ejecutivo del primer ministro, Enda Kenny, ha indicado que no tiene entre sus planes acometer el asunto antes de las próximas elecciones generales, previstas para principios de 2016.

Por su parte, la Campaña Pro Vida ha afirmado a través de un comunicado que las peticiones de mayor acceso al aborto es "obscena", y la ha tildado de recordatorio de la realidad inhumana que supone legalizar la interrupción del embarazo.

Para leer más