La cifra de muertos tras el naufragio del 'Eastern Star' en el Río Yangtsé se eleva a 97

Publicado 05/06/2015 7:44:23CET

JIANLI (CHINA), 5 Jun. (Reuters/EP) -

La cifra de muertos por el naufragio del crucero 'Eastern Star' en el río Yangtsé, ocurrido en la noche del pasado lunes a la altura de la localidad de Jianli, en la provincia de Hubei, ha ascendido a 97, según los últimos datos aportados por las autoridades, que descartan las opciones de hallar a alguien con vida tras la tragedia.

La misión de rescate se ha convertido en una operación para recuperar cientos de cadáveres, ya que el barco transportaba a más de 450 personas y solo hay catorce supervivientes, entre ellos el capitán. Cientos de personas permanecen desaparecidas.

"Es una situación en la que la opinión general es que no hay opciones de que haya gente viva, por lo que podríamos iniciar las labores de enderezar el barco", ha dicho en la noche del jueves el portavoz del Ministerio de Transporte, Xu Chengguang, durante una rueda de prensa.

El 'Eastern Star' se hundió en la madrugada del lunes con 456 personas a bordo, la mayoría turistas chinos de avanzada edad procedentes de Shangái. El barco se dio la vuelta por completo y hasta ahora solamente era visible una pequeña porción del casco. Los testigos aseguran que hubo un tornado, algo que ha confirmado el servicio meteorológico, a pesar de lo cual el capitán y su 'número dos' siguen detenidos.

Los equipos de rescate perforaron para abrir un hueco de unos 60 centímetros cuadrados y acceder al interior del barco, sin hallar más supervivientes. Tras ello, los trabajos se han centrado en enderezar el 'Eastern Star', según ha informado la agencia de noticias estatal, Xinhua.

LAS FAMILIAS DENUNCIAN LA SITUACIÓN

Los familiares de las víctimas del naufragio han denunciado este mismo jueves que han sido golpeados por la Policía por pedir información, en medio del bloqueo mediático impuesto por el Gobierno chino. Un vídeo difundido por Internet muestra un enfrentamiento entre la Policía y los familiares en las calles de Shangái, de donde era la mayoría de los pasajeros del crucero.

Según el testimonio de varios familiares consultados por la agencia de noticias Reuters, tras los enfrentamientos, la Policía les arrastró hasta un edificio gubernamental donde les prohibió hablar con los medios de comunicación.

"He visto todo esto con mis propios ojos", ha dicho Huang Jing, de 43 años, uno de los familiares. "¿Qué hacía toda esa Policía ahí?", ha cuestionado, por su parte, Qin Jianping, cuyo marido y suegro iban también en el 'Eastern Star'.

Otro grupo de familiares decidió tomar la iniciativa y el jueves alquiló un autobús para ir hasta la ciudad de Nanjing, de donde partió el crucero, y de allí a Jianli, donde se hundió, para recabar información sobre el suceso. A su llegada a Jianli intentaron desplazarse hasta el lugar donde ocurrió el naufragio para constatar el avance de las tareas de rescate, pero la Policía se lo impidió, explicándoles que solo podían ir allí sin prensa.

BLOQUEO MEDIÁTICO

Hasta ahora las autoridades chinas se han encargado de que solo la prensa seleccionada pueda acceder al lugar del naufragio, indicando a los demás periodistas que deben coger la información difundida por la agencia de noticias Xinhua y CCTV, medios oficiales.

Este exceso de recelo ha levantado las sospechas de los familiares y de la prensa desplegada en Jianli, algo que el régimen comunista ha rechazado. "Nunca ocultaríamos nada", ha asegurado Chengguang.

Desde Shangái, algunos familiares han denunciado que podría haber agentes del Estado haciéndose pasar por familiares de las víctimas del naufragio para trasladar una imagen positiva de los supuestos esfuerzos del Gobierno para rescatar a los supervivientes.

"¿Por qué una familia afectada de verdad por esta tragedia estaría poniendo esos mensajes en las redes sociales sobre el gran trabajo que están haciendo las fuerzas de seguridad en Jianli?", ha cuestionado un hombre cuya madre iba en el 'Eastern Star'.

Para leer más