La cifra de periodistas asesinados como represalia por su trabajo se duplica en 2018

Protesta en homenaje a Yamal Jashogi
REUTERS / OSMAN ORSAL
Publicado 19/12/2018 16:45:14CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Al menos 53 periodistas han muerto víctimas de algún tipo de crimen este año, entre ellos 34 que perdieron la vida en ataques expresamente dirigidos contra ellos como represalia por su labor, según un informe del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) que detecta un drástico repunte con respecto a los datos de 2017.

De los 53 informadores que han perdido la vida entre el 1 de enero y el 14 de diciembre --la fecha hasta la que está actualizado el informe--, 34 fallecieron en ataques específicos, prácticamente el doble si se compara con el año precedente. En 2017, 18 periodistas murieron en asesinatos directos.

Del resto de casos, once de las muertes corresponden a informadores que se vieron inmersos en un fuego cruzado, un dato bajo sin precedentes desde 2011, mientras que otras ocho se produjeron en el marco de coberturas consideradas peligrosas, como pueden ser una manifestación que derivase en incidentes violentos.

Para el CPJ, "el caso más ilustrativo" de la persecución contra el periodismo es el del saudí Yamal Jashogi, asesinado a principios de octubre en el consulado de su país en Estambul. La organización también ha denunciado el asesinato de cinco trabajadores del periódico estadounidense 'Capital Gazette' y las muertes de la maltesa Daphne Caruana Galizia y el eslovaco Jan Kuciak.

Por países, Afganistán y sus 13 muertes encabezan una 'lista negra' aún por cerrar, ya que a los casos que puedan producirse en las últimas semanas del año se suman otros 23 casos que el CPJ investiga a nivel internacional para determinar si se trata de periodista que también fallecieron en el desarrollo de su labor profesional o como represalia por ella.