Actualizado 27/06/2007 23:50 CET

Colombia.- Los paramilitares se han legitimado y convertido en un modelo político, alerta Comisión de Justicia y Paz

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las estrategias paramilitares se han legitimado con el consentimiento del Estado hasta llegar a ser concebidas como un modelo político, económico, social y cultural en Colombia bajo un sistema autoritario, alertó hoy en Madrid el representante de la Comisión de Justicia y Paz, Danilo Rueda.

Rueda manifestó con preocupación que en Colombia frecuentemente se dan a conocer los "crímenes" que cometen los grupos paramilitares y éstos no generan el menor "escándalo" en la población, pues asegura que en este país los ciudadanos están "presos de la costumbre" al ver hechos de este tipo.

De esta manera, denuncia que dentro de las estrategias de los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) actúan militares colombianos quienes participan en torturas y desapariciones forzosas. "Y lo peor es que muchos de estos militares han sido ascendidos y algunos ocupan o han ocupado cargos en el Gobierno", acotó Rueda, durante la presentación de las estrategias de lo que será la comisión ética de la verdad con la que se pretende esclarecer los crímenes de los 'paras'.

En este sentido, alerta que el Gobierno de Álvaro Uribe ha hablado en todo el mundo del desarme de las AUC, pero "lo que no se ha dicho" es que este grupo armado se llama ahora "las nuevas generaciones de las Águilas Negras" que cometen los mismos delitos.

Así, cuestionó la "mal llamada" Ley de Justicia y Paz que promulgó Uribe para lograr que miembros de la AUC cuenten toda la verdad a cambio de la reducción de condenas, siendo la máxima ocho años de cárcel. "Se invita a las víctimas a la reconciliación forzada a través de la Comisión Nacional de Reconciliación y Reparación, pero nunca les han consultado lo que piensan de todo esto (...) eso no es democracia y más bien consolida el ejercicio de la violencia", indicó Rueda.

La Comisión de Justicia y Paz es una organización no gubernamental de derechos humanos en Colombia que nació en el año 2002 y cuenta con el apoyo de asociaciones de América Latina y Europa, especialmente, de la Comisión Ética Contra la Tortura de Chile. Rueda explicó que la idea es crear "una auténtica comisión de la verdad y no la que ha mostrado Uribe al mundo", de manera que realmente se pueda salvaguardar la memoria de las víctimas, afirmar le derecho legítimo y legal de los territorios que han sido despojados por las AUC y darle a conocer la realidad al mundo de lo que se vive en Colombia.

A este respecto, el presidente de la Federación de Asociaciones de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos sección España, José Gimbernat, lamentó que en el caso de Colombia "se encuentre siempre en mismo punto (...) en la violación sistemática de los derechos humanos".

En este sentido, Gimbernat señala como responsable al Gobierno "por acción, implicación y omisión", pues asegura que las instituciones, durante todos los mandatos presidenciales que ha tenido Colombia, han estado "implicadas en el diseño de crímenes y han estado en convivencia con los actores delictivos".