El Comité de DDHH de la ONU acusa a Francia de violar la libertad religiosa por prohibir el velo integral

Mujer con niqab en Francia
REUTERS / PASCAL ROSSIGNOL
Actualizado 23/10/2018 17:57:03 CET

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El Comité de Derechos Humanos de la ONU ha acusado a Francia de violar la libertad religiosa de dos mujeres por prohibir el uso del niqab y ha instado a las autoridades galas a derogar las medidas de control impuestas sobre el velo integral islámico.

El Comité ha deliberado sobre el caso concreto de dos mujeres que habían planteado quejas similares en 2016, en relación a sendas condenas dictadas en 2012 por ocultar el rostro en un lugar público. La Justicia aplicó entonces una ley de 2010 que impide este tipo de ocultación, también mediante prendas como el burka o el niqab.

Para el Comité, que vigila el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la ley gala perjudica de forma "desproporcionada" a las denunciantes, que vieron limitado su "derecho a manifestar la creencia religiosa". Así, considera que este tipo de medidas pueden derivar en la marginación de las mujeres en sus casas.

El órgano no admite por tanto los argumentos de las autoridades francesas, que consideran que la prohibición del velo integral es una medida necesaria y proporcionada desde el punto de vista de seguridad, a pesar de que sí reconoce que en "circunstancias específicas" se puede solicitar su retirada por razones de identificación.

El presidente del Comité, Yuval Shany, ha alegado que las decisiones dictadas este martes no van en contra de "la noción de laicidad" ni contra el hecho de que muchas personas, incluido él mismo, consideran que este tipo de prendas representan "una forma de opresión de las mujeres". La decisión, ha añadido, subyace en la falta de "un equilibrio razonable entre el interés público y los derechos individuales".

Francia tiene ahora seis meses de plazo para informar al Comité de las posibles medidas que vaya adoptar para poner en prácticas las conclusiones de los expertos, lo que pasa también por compensar a las dos denunciantes e impedir "violaciones similares" en el futuro.

DEFIENDE LA LEGALIDAD

El Gobierno francés ha prometido que responderá al requierimiento del Comité de Derechos Humanos de la ONU, pero ha recordado a través de un portavoz del Ministerio de Exteriores que la ley de 2010 cuenta con sendos avales del Consejo Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

París ha defendido la "plena legitimidad" de una ley que considera necesaria para mantener "la base mínima de los valores de una sociedad democrática y abierta". Así, ha apuntado que "toda persona puede llevar en el espacio público prendas con las que expresar una convicción religiosa, a condición de que permitan mostrar el rostro".

Contador