Publicado 25/06/2020 15:20:11 +02:00CET

El compañero de coalición del presidente de Malaui dice que no reconocerá una victoria opositora y habla de "golpe"

El presidente de Malaui, Peter Mutharika
El presidente de Malaui, Peter Mutharika - 2016 GETTY IMAGES / RICCARDO SAVI - Archivo

El partido de Chakwera pide a Mutharika que reconozca su derrota, si bien no hay datos oficiales

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Atupele Muluzi, candidato a la Vicepresidencia de Malaui en una coalición liderada por el actual presidente, Peter Mutharika, ha afirmado que no reconocerá una victoria opositora en la repetición de las presidenciales celebrada el martes y ha hablado de "golpe".

La comisión electoral no ha publicado por ahora resultados oficiales y tiene como plazo ocho días desde el día de la votación para hacerlo. El organismo advirtió durante la jornada del miércoles contra la publicación de datos no oficiales, después de que varios medios publicaran sondeos que daban la victoria al líder opositor Lazarus Chawkera.

"Esto no es otra cosa que un golpe. Aquel que gane debe hacerlo de forma justa y clara. Esta elección no es otra cosa que una farsa", ha dicho Muluzi, líder del Frente Democrático Unido (UDF), a través de una serie de mensajes publicados en su cuenta en la red social Facebook.

Así, ha dicho que no felicitará a Chakwera debido a que, a su juicio, el candidato del Partido del Congreso de Malaui (MCP) no ha ganado un proceso justo, según ha recogido el portal de noticias Malawi24.

"Si Chakwera hubiera ganado las elecciones de forma justa le hubiera felicitado, pero desafortunadamente no es el caso. Los resultados electorales que circulan son ilegítimos y no aceptaré el resultado", ha zanjado Muluzi, hijo del expresidente Bakili Muluzi.

Mutharika, líder del gubernamental Partido Progresista Democrático (DPP), unió fuerzas con Muluzi después de que el Tribunal Constitucional anulara en febrero las elecciones de 2019 --en las que obtuvo la reelección-- y el Parlamento aprobara una serie de enmiendas a la ley electoral que incluían que el candidato vencedor debía obtener más del 50 por ciento de los votos.

Por su parte, Chakwera se coaligó con el vicepresidente del país, Saulos Chilima, lo que le dejó en una posición de fuerza, dado que ambos habían obtenido en 2019 el segundo y el tercer puesto en los comicios, con más del 50 por ciento de las papeletas combinadas.

En este sentido, el secretario general del MCP, Eisenhower Mkaka, ha pedido ya al presidente que reconozca su derrota y permita un traspaso pacífico de poderes, a pesar de que aún no hay resultados oficiales, según ha informado el diario 'Nyasa Times'.

"El presidente Mutharika debe reconocer su derrota e iniciar conversaciones sobre la transferencia (del poder) a un nuevo Gobierno", ha manifestado, antes de resaltar que la votación del martes "es la más creíble, libre y justa".

Así, ha aplaudido la gestión realizada por el presidente de la comisión electoral, Chifundo Kachale, quien accedió al cargo apenas unas semanas antes de la votación tras la dimisión de su predecesora, Jane Ansah, quien supervisó las anuladas elecciones del año pasado.

"No tuvieron el tiempo y los recursos, pero aún así lograron organizar unas elecciones que pasarán a la historia como las más creíbles", ha dicho Mkaka, quien ha recalcado que hay que esperar a los resultados oficiales para confirmar la victoria de Chakwera.

Por su parte, el presidente de la Coalición de Defensores de los Derechos Humanos (HRDC), Gift Trapence, ha pedido a todos los candidatos que acepten los resultados. "La gente ha hablado y ha decidido, así que pedimos a los políticos que respeten la voluntad popular y los resultados finales", ha argüido.

Trapence, una figura muy crítica con la gestión de Mutharika, ha aplaudido también el trabajo de Kachale. "La forma en la que han logrado sacar adelante esta votación en tan poco tiempo es destacable y deben ser aplaudidos", ha zanjado.

La expresidenta Joyce Banda, que respaldó a Chakwera en la campaña electoral, ha felicitado ya al líder opositor y ha pedido a todos los partidos que acepten los resultados como "expresión de la voluntad popular".

DENUNCIAS DEL DPP

Por otra parte, el DPP ha denunciado durante la jornada ataques contra sus seguidores y observadores electorales durante la votación, algo que ha sido rechazado por el MCP, que igualmente ha presentado quejas por incidentes violentos durante la jornada electoral.

El portavoz del partido gubernamental, Nicholas Dausi, ha presentado fotografías de varias personas supuestamente agredidas durante la votación y ha reiterado las acusaciones sobre una agresión y robo en la vivienda de la secretaria general del partido, Greselida Jeffrey.

El portavoz del MCP, Maurice Munthali, ha sostenido que "el DPP está intentando manipular las elecciones" y ha agregado que el partido gubernamental no ha presentado pruebas que demuestren que los agresores son miembros de la formación opositora.

En este sentido, Mkaka ha dicho que "el DPP no menciona que un observador del partido fue atacado a machetazos en Thyolo" y que varios observadores fueron acosados en Chikwawa por supuestos miembros del partido de Mutharika.

La comisión electoral ha confirmado en un comunicado que ha recibido la queja del DPP sobre "varios incidentes que tuvieron lugar en Lilongüe en el que sus observadores fueron acosados, intimidados y secuestrados", al tiempo que ha dicho que la denuncia ha sido trasladada a la Policía debido a que aprecia que "bordea la conducta criminal".

Mutharika denunció después de acudir a votar varios incidentes violentos contra miembros de su partido y desde el DPP se ha puesto en duda que los resultados vayan a ser creíbles, si bien el mandatario no se ha pronunciado por el momento sobre este extremo.

LA REPETICIÓN ELECTORAL

Las elecciones de 2019, en las que el actual presidente obtuvo la reelección, fueron anuladas en febrero por el Tribunal Constitucional a causa de las numerosas irregularidades registradas durante el proceso.

Posteriormente, las apelaciones del mandatario y la comisión electoral fueron desestimadas, abocando al país a sus segundas presidenciales en un año y en un clima marcado por el aumento de las tensiones y los ataques entre seguidores del Ejecutivo y la oposición.

Mutharika inició además una serie de movimientos a nivel legal para intentar evitar la celebración de la votación, incluido un llamamiento al Parlamento para "hacer rendir cuentas" a los jueces e intentar jubilar de forma anticipada al jefe del aparato judicial y presidente del Constitucional, Andrew Nyirenda.

Las críticas de Mutharika contra los tribunales le llevaron a cargar también contra el Supremo por bloquear la imposición de un confinamiento ante el coronavirus por la falta de protecciones a la población más desfavorecida.

Contador