Publicado 30/04/2016 13:39CET

Corbyn abre una investigación entre los laboristas en medio del escándalo de antisemitismo

Jeremy Corbyn
PETER NICHOLLS / REUTERS

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha anunciado este sábado la creación de una comisión de investigación independiente para escrutar los comportamientos antisemitas detectados recientemente en destacados miembros del partido. Esta polémica sacude al partido apenas unos días antes de las cruciales elecciones locales del 5 de mayo.

La comisión estará dirigida por Shami Chakrabarti, exdirectora de la organización de defensa de los derechos civiles Liberty, ha explicado Corbyn, quien ha manifestado además su intención de erradicar el antisemitismo y el racismo en todas sus formas.

"El Partido Laborista es un partido antirracista en su esencia y tiene una larga y orgullosa historia de oposición al racismo, incluido el antisemitismo. Toda mi vida he hecho campaña contra el racismo y la cumunidad judía lleva en el corazón del Partido Laborista y del progresismo británico más de cien años", ha afirmado Corbyn en una entrevista con 'The Guardian'.

Así, Corbyn ha aseverado que no dimitirá por la polémica generada por las polémicas declaraciones del exalcalde de Londres e histórico laborista Ken Livingstone.

Livingstone ha sido suspendido temporalmente por su partido por haber defendido a la parlamentaria Naz Shah, quien también fue suspendida por declaraciones antisemitas que publicó en Facebook. También se han tomado medidas contra John Mann, otro parlamentario laborista que acusó a Livingstone de hacer apología nazi, tras unos comentarios que éste hizo sobre Adolf Hitler.

Las críticas del Partido Laborista hacia Livingstone se desataron cuando éste apareció en la radio defendiendo a Naz Shah, alegando que nunca había oído a nadie hacer comentarios antisemitas en el partido, a lo que añadió: "Cuando Hitler ganó las elecciones de 1932, sus políticas instaban a que los judíos fueran trasladados a Israel. Estaba promoviendo el sionismo antes de que se volviera loco y acabara matando a seis millones de judíos."

Estas declaraciones fueron las que han llevado a John Mann a acusar a Livingstone de hacer apología nazi. A estas acusaciones Livingstone ha respondido que Mann se sobrepasó y que simplemente estaba haciendo alusiones a hechos históricos.

Naz Shah, la parlamentaria a la que Livingstone ha defendido, fue suspendida del Partido Laborista, a falta de una investigación, por unos comentarios que hizo en Facebook antes de ser diputada, en los que proponía que Israel debería trasladarse a Estados Unidos. Ya pidió disculpas, pero algunos antiguos miembros del partido han declarado que no se está haciendo suficiente para acabar con el creciente antisemitismo en la formación.

El candidato a la Alcaldía londinense por parte del Partido Laborista, Sadiq Khan, ha declarado que "los comentarios de Livingstone son espantosos e inexcusables. No hay que dejar espacio para este tipo de comportamientos en nuestro partido".

Livingstone ha mostrado su preocupación por que se confundan las críticas hacia el Gobierno israelí con comportamientos antisemitas. Por otro lado, el primer ministro, David Cmeron, ha declarado que "está bastante claro que el Partido Laborista tiene problemas de antisemitismo. Tienen que tratarlo".