Actualizado 12/06/2007 17:47 CET

Crónica Croacia.- El TPIY condena a 35 años de cárcel al presidente de la "República de la Krajina Serbia", Milan Martic

El 'hombre fuerte' de los serbios de Croacia estaba acusado de homicidios, torturas y otros crímenes contra la Humanidad

LA HAYA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha condenado a 35 años de cárcel al que fuera presidente de la autoconstituida "República de la Krajina Serbia", Milan Martic, por los cargos de persecuciones, homicidios, torturas, deportaciones, ataques a zonas civiles y otros crímenes contra la Humanidad y violaciones de las leyes de la guerra durante la guerra civil croata de 1991-1995. Únicamente ha sido absuelto del cargo de exterminio.

Durante la guerra, Martic --de 52 años de edad en la actualidad-- ocupó los cargos de ministro del Interior, ministro de Defensa y presidente de la autoproclamada "Región Serbia Autónoma de Krajina", posteriormente refundada como "República de la Krajina Serbia" (RSK), un Estado no reconocido internacionalmente que fue aplastado en agosto de 1995 por una gran ofensiva conjunta del Ejército croata y de la OTAN, conocidad como la 'Oluja' ('Tempestad').

Durante este periodo, según informó hoy el TPIY en un comunicado, Martic participó junto al ex presidente serbio y yugoslavo Slobodan Milosevic en un plan conjunto para crear una Serbia unificada.

El objetivo del proyecto, del que también formaban parte los dirigentes militar y político de los serbios de Bosnia --Ratko Mladic y Radovan Karadzic respectivamente--, era forjar una "Serbia más noble" y étnicamente pura, que incluiría aproximadamente un tercio de Croacia. Para ello, el plan preveía una "campaña amplia y sistemática de crímenes contra los no serbios que habitasen en zonas de Croacia y Bosnia y Herzegovina que se pretendían incluir en ese Estado", según el Tribunal.

El juez principal, Bakone Moloto, también afirmó durante la lectura de la sentencia que Martic ejerció un poder absoluto desde el Ministerio y que desde la Presidencia de la RSK tenía un control total sobre las fuerzas armadas. Por ello, según el TPIY, estaba obligado a impedir y castigar estos crímenes. No obstante, "abusó de sus posiciones y promovió una atmósfera en la cual la población no serbia estuvo sometida a crímenes amplios y sistemáticos".

Según el juez, la mayoría de los crímenes fueron "cometidos contra personas mayores, personas detenidas y civiles". "La especial vulnerabilidad de estas víctimas se añade a la gravedad de los crímenes", afirmó Moloto, mientras Martic permanecía en pie y sin mostrar ninguna emoción.

LOS BOMBARDEOS DE ZAGREB

Aparte, el Tribunal ha condenado a Martic por ordenar bombardeos indiscriminados los días 2 y 3 de mayo de 1995 contra la capital croata, Zagreb, en los que murieron al menos siete civiles y más de 200 sufrieron heridas. En declaraciones a varios medios, Martic admitió que había ordenado los bombardeos.

En una entrevista concedida a la radio el 5 de mayo de 1995, declaró: "Yo di la orden, personalmente, como respuesta a Franjo Tudjman (presidente de Croacia) y a su equipo por ordenar una agresión contra Eslavonia Este", región croata con abundante población serbia integrada en la RSK.

Los cargos contra Martic se presentaron en julio de 1995, sólo dos meses después de que ordenara bombardear Zagreb. Durante el ataque indiscriminado, en que se utilizaron misiles con bombas de racimo, se bombardearon edificios civiles, como una escuela, un hospital infantil y el teatro nacional croata.

Durante la descripción de los ataques de las fuerzas de Martic contra localidades croatas, Moloto afirmó que después de disminuyese la intensidad de los primeras campañas militares de las fuerzas serbias, se cometieron "actos de asesinatos y violencia contra la población civil no serbia que no pudo huir de sus casas". "Casas, iglesias y propiedades fueron destruidas y se llevaron a cabo saqueos generalizados", agregó el juez.

Martic se entregó al Tribunal de la ONU en mayo de 2002 y se declaró no culpable de los 19 cargos por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad que se le imputaron. Hoy, fue declarado culpable de un total de 16 cargos y absuelto del de exterminio, ya que el número de muertes que se cometieron no justifican este cargo, según los jueces. Además, se retiraron otros dos cargos que aparecían incluidos en otros cargos de la acusación.

Un total de 45 personas testificaron contra Martic, entre ellos otro líder serbocroata, Milan Babic, que fue condenado a 13 años de cárcel por su implicación en las atrocidades cometidas durante la guerra y que se suicidó el año pasado en su celda del TPIY después de testificar contra Milosevic.