1 de abril de 2020
 
Actualizado 06/06/2008 13:55:38 +00:00 CET

Crónica EEUU.-McCain centrará parte de su campaña electoral en atraerse a los votantes de Clinton descontentos con Obama

El senador republicano atacará al candidato demócrata por su poca experiencia y su incapacidad para conectar con la clase trabajadora

NUEVA YORK, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, John McCain, va a centrar parte de su campaña electoral en atraerse a votantes que apoyaban a la senadora demócrata Hillary Clinton pero no conectan con la idea de cambio promulgada por el recién elegido aspirante Barack Obama.

Apoyándose en varias encuestas que han revelado que al menos un cuarto de los seguidores de Clinton se plantean votar a McCain en los comicios presidenciales de noviembre, los asesores del republicano han comenzado ya a definir las estrategias con las que ganarse el voto femenino y de la clase trabajadora, dos de los sectores insignia que han apoyado a la ex primera dama durante las primarias demócratas.

Así pues, según informa 'The Washington Post', los asesores de McCain pretenden hacer suyos los argumentos esbozados por Clinton en su campaña contra Obama: la idea de que el senador por Illinois no conecta con el americano medio y es un político inexperto.

Ya lo dijo el propio McCain en un discurso el pasado miércoles, cuando ya se conocía el triunfo de Obama: "Hay muchos seguidores de la senadora Clinton que me apoyarían por su creencia de que el senador Obama no tiene la experiencia o el conocimiento o el juicio para dirigir los retos de seguridad nacional de la nación".

No obstante, el candidato republicano deberá dar un giro de 180 grados con respecto a las anteriores elecciones, ya que en aquellas ocasiones sólo uno de cada diez votantes tradicionalmente demócratas emitió un voto por el aspirante del partido rival. En los comicios legislativos de 2006, el 93 por ciento de los demócratas votó a los candidatos de este partido para la Cámara de Representantes.

DIFERENCIAS CON CLINTON

Todavía no está del todo claro de qué manera McCain se ganará el voto femenino y de la clase trabajadora que en seis meses de primarias ha permanecido fiel a Clinton. De hecho, su historial político no es muy parecido al de la senadora: durante las primarias republicanas, el también senador por Arizona se ha mostrado en contra de un sistema nacional de seguridad social, ha respaldado la continuidad de las tropas en Irak, aboga por mantener los recortes de impuestos de la Administración Bush y se opone a una reforma de la ley del aborto.

Su postura sobre la guerra, en particular, difiere bastante de la de Clinton siendo uno de los temas de actualidad más sensibles para los demócratas. Además, McCain se ha mofado en alguna ocasión de la propuesta de Clinton de retirar las tropas de Irak.

Para los asesores de Obama, esta intención del senador republicano de atraerse a los votantes de Clinton forma parte del proceso de las primarias, pero que rápidamente se difumina. "Confiamos en que cuando los votantes de todas las clases sociales tengan la opción (de votar) entre un candidato que el año pasado estaba con George Bush a un 95 por ciento... se decantarán por el cambio y elegirán presidente a Barack Obama", consideró un portavoz de Obama, Hari Sevugan.

DIFERENCIAS CON LA CLASE TRABAJADORA

Los estrategas de la campaña de McCain creen que su candidato se ganará a los votantes demócratas que no comulgan con las ideas de Obama debido a dos factores: lo que consideran la incapacidad del aspirante demócrata de conectar con algunos sectores y la reputación de McCain como un "rebelde" dentro de su partido.

De hecho, los republicanos tienen previsto hacer aparecer a Obama como un elitista de la clase alta de Chicago que no conecta con la clase trabajadora, además de hacer que los votantes de Clinton no olviden el incidente durante las primarias demócratas en el que el senador por Illinois pareció asociar los índices de criminalidad con la falta de estudios y las rentas bajas.

En los últimos días, la campaña republicana ha estado centrada en los estados de las montañas Apalaches y el cinturón del sector de las manufacturas, lugares donde los mensajes de cambio y esperanza de Obama no calaron, como fue el caso de Pennsylvania, donde perdió frente a Clinton. Según los asesores de McCain, han encontrado un malestar hacia el candidato demócrata por parte de la clase trabajadora, predominante en estas zonas.

La cuestión, señalan los asesores de McCain, es que los votantes de Clinton se vean a sí mismos en el aspirante republicano antes que en el demócrata. En las últimas semanas, la campaña de McCain ha consultado con los republicanos de estos estados para preparar la estrategia de los próximos meses.

Ya el pasado martes por la noche, cuando se acababa de conocer la victoria de Obama, el discurso del senador por Arizona iba dirigido a los seguidores de la ex primera dama, a la que llamó "amiga". Además, manifestó que su campaña había inspirado a sus dos hijas y a "millones de mujeres".

DIFERENCIARSE DE BUSH

Por otro lado, los asesores de aspirante republicano han explicado que se centrarán también en los temas en los que McCain es diferente a Bush, tras lo cual creen que las encuestas finalmente les darán la razón, señala 'The Washington Post'.

Durante los últimos tres meses, encuestas de Washington Post-ABC News mostraban que alrededor del 25 por ciento de los seguidores de Clinton en las primarias votarían por McCain en un hipotético enfrentamiento final con Obama. Un sondeo reciente del centro de investigación Pew situaba la cifra en el 28 por ciento.

Además, otros datos de encuestas podrían ser preocupantes para los demócratas, ya que el porcentaje de votantes de Clinton con una visión positiva de Obama continúa descendiendo: el 45 por ciento de ellos ven al senador de forma favorable, en comparación con el 58 por ciento de diciembre, antes del comienzo de las primarias.

Por otra parte, una media realizada por la CNN a partir de cuatro encuestas de CBS, Gallup, Pew y Newsweek a nivel nacional y realizadas entre el 21 de mayo y el 3 de junio, antes de que Obama fuese confirmado como candidato a la Casa Blanca, revela que Obama y McCain han llegado al comienzo de la campaña en un empate técnico en intención de voto.

El senador demócrata dispone actualmente de una ventaja de dos puntos porcentuales sobre el republicano, con un 47 por ciento frente a un 45 por ciento, mientras que un 10 por ciento de los encuestados dijo no haberse decidido todavía.