Actualizado 03/05/2007 23:14 CET

Crónica Francia.- La campaña se centra en el debate desencadenado tras la confrontación televisada de Sarkozy y Royal

Un sondeo de 'Opinionway' refleja que el 53% de los encuestados vio a Sarkozy "más convincente" del debate y el 31% apostó por Royal

PARÍS, 3 May. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Salvador Martínez) -

La campaña francesa, a tres días de que se celebre este domingo la segunda vuelta de los votaciones de los comicios presidenciales, se ha centrado en las personalidades de los dos concurrentes, Nicolas Sarkozy, aspirante a la jefatura del Estado galo del partido gubernamental, Unión por un Movimiento Popular (UMP), y Ségolène Royal, aspirante del Partido Socialista (PS) francés, después del acalorado debate televisado que ambos protagonizaron anoche.

Las portadas de todos los diarios galos hacían al menos una referencia a dicho debate, mientras que en la jornada de hoy los protagonistas del debate, así como los miembros de sus equipos de campaña, analizaron el contenido y el continente del debate.

A primera hora de la mañana fueron los propios aspirantes a la jefatura del Estado galo quienes dieron una opinión favorable sobre el debate que mantuvieron delante de más de 20 millones de personas, superando así el récord de audiencia del debate precedente de estas características que enfrentó en 1995 al aspirante socialista, Lionel Jospin y al actual presidente, Jacques Chirac, en las elecciones presidenciales de entonces y que fue seguido por casi 17 millones de telespectadores.

Sarkozy calificó el encuentro de "digno" en una emisión de la radio gala RTL, mientras que Royal hizo lo propio al hablar de un debate que dijo haberla causado una "buena impresión", según declaró a la emisora France Inter. No obstante, a parte de estas apreciaciones en las que coincidieron el candidato de la UMP y la aspirante socialista, ambos demostraron encontrarse en dos momentos de su campaña presidencial bien distintos.

Así, Sarkozy analizaba lo ocurrido ayer mostrando una imagen de hombre seguro de sí mismo pero en absoluto superior a su rival, afirmando que hubo "agresividad" por la parte de la aspirante socialista. Royal, que no es la favorita en la segunda vuelta que se celebra este domingo, mantenía su perfil de mujer desafiante al afirmar que "nunca se es demasiado ofensivo" cuando se trata de defender sus convicciones.

El que los 103 últimos estudios de opinión publicados hasta ahora --sin contar con los que posiblemente se publiquen mañana-- prevean como futuro presidente de la República a Sarkozy, llevó a Royal a 'acalorarse' momentáneamente en el debate de ayer y denunciar a Sarkozy por haber incurrido en el "súmum de la inmoralidad" cuando éste expuso una de sus medidas más importantes en materia de escolarización de niños discapacitados.

Este momento del debate ha sido uno de los más revividos por radios y televisiones francesas durante la jornada de hoy, y, sin duda, el que más ha dado que hablar a los representantes políticos de uno u otro bando.

Por su parte, Jack Lang, el consejero especial de Royal, justificó hoy la "fuerza y el ardor" con el que la candidata criticó a su oponente cuando éste planteó el derecho de las familias a hacer responsable al Estado de su eventual incapacidad de escolarizar a sus hijos discapacitados.

De hecho, Royal se "escandalizó", según el término empleado por la aspirante socialista, porque, a su modo de ver, ella fue la primera en ocuparse de eliminar las barreras a los alumnos discapacitados en las escuelas a través de un programa puesto en marcha cuando ejerció como ministra de la Educación Escolar durante los cinco años de cohabitación entre Chirac y el Gobierno socialista de Lionel Jospin, el llamado plan "Handiscol", suprimido por el primer gabinete de gobierno de la UMP formado tras las elecciones legislativas de en 2002.

Evidentemente, la reacción de Royal no fue tan defendible para el candidato de la UMP ni para su entorno. Fue el propio Sarkozy quien puso de relieve en declaraciones a la radio RTL que la "fuerza y el ardor" al que se refería Lang tenía más que ver con una "estrategia voluntaria" basada en la "agresividad".

SARKOZY, MÁS CREÍBLE QUE ROYAL

Mientras tal y como señaló al rotativo 'Le Monde' uno de los íntimos colaboradores de Sarkozy, Patrick Devedjian, "la violencia de los ataques contra Sarkozy" provenientes del campo socialista "movilizan a nuestro electorado", poco antes de conocerse a medio día de hoy, al menos, un sondeo que evocaba posibles efectos del debate en el electorado francés.

En este sentido, el instituto de opinión 'Opinionway' realizó un sondeo para la televisión LCI según el cual el 53 por ciento de los entrevistados --internautas interrogados tras el debate de anoche-- consideran que el candidato de la UMP fue "más convincente" que su rival socialista. Sólo un 31 por cieno pensó lo mismo de Royal.

Esos porcentajes hacen referencia a una valoración general de los encuestados. Sin embargo, el sondeo da cuenta de dos excepciones, cuando Ségolène Royal arremetió contra la propuesta sobre la escolarización de niños discapacitados de Sarkozy --para el 47 por ciento de los encuestados lo hizo con razón, mientras que un 30 por ciento piensa lo contrario--.

Del mismo modo, Royal, ministra del Medio Ambiente entre 1992 y 1993, es juzgada por los interrogados como la candidata más creíble en materia de medioambiental, algo avalado por el 53 por ciento de los entrevistados, según 'Opinionway', mientras que sólo un 21 por ciento piensa que Sarkozy es "más convincente" cuando habla de Medio Ambiente.

No obstante, estos datos no dejan de tener una dimensión paradójica, ya que el tema medioambiental que mayor polémica despertó entre Sarkozy y Royal fue el de la energía nuclear. En este ámbito, ambos se equivocaron. Primero fue Sarkozy al considerar que Francia obtiene el 50 por ciento de la energía eléctrica de las 19 centrales nucleares que existen en Francia, mientras que Royal entendió que las centrales nucleares sólo generan un 17 por ciento de la electricidad cuando, en realidad, la casi veintena de centrales nucleares francesas generan el 78 por ciento de la energía eléctrica consumida en el territorio francés.

Por su parte, Royal se excusó hoy por sus erróneas declaraciones en materia de energía nuclear, reconociendo que constituyeron "un lapsus" en alusión al 17 por ciento anoche mencionado.