Actualizado 28/06/2007 13:10 CET

Crónica Perú.-Fujimori confirma su candidatura a diputado en Japón y dice que usará su experiencia en Perú si es elegido

Asegura que espera con tranquilidad el fallo sobre la petición de extradición a Lima por supuestas violaciones a los DDHH y corrupción

SANTIAGO, 28 Jun. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El ex presidente peruano Alberto Fujimori, quien se encuentra bajo arresto domiciliario en Chile a la espera de un fallo por el juicio de extradición que pesa en su contra, confirmó anoche que ha aceptado presentarse como candidato a senador en las elecciones que se celebrarán el próximo 29 de julio en Japón, su país de origen, al tiempo que señaló que utilizará su experiencia como mandatario si resulta elegido.

La situación complica la posible extradición del ex gobernante, quien espera poder ganar un escaño en el Parlamento nipón, lo que le daría inmunidad como legislador y frenaría su posible deportación a Perú para enfrentarse a la Justicia.

Aunque la legislación electoral japonesa exige una residencia mínima de 35 días en ese país para poder acceder a un escaño parlamentario, el hecho de que Fujimori haya vivido poco más de cinco años en el país nipón, donde nació y del cual conserva la nacionalidad, le abre las puertas a una candidatura "en ausencia" que, incluso, le permitiría asumir el cargo sin estar en territorio japonés.

Y una vez que sea parlamentario, tendría inmunidad judicial, por lo que, según fuentes diplomáticas consultadas por Europa Press, podrían incluso permitir que, de ser extraditado en Chile, Fujimori no fuera llevado a Perú, sino a Japón.

En una inesperada rueda de prensa realizada en la casa que habita en un lujoso condominio residencial de la comuna de Chicureo, en el extremo norte de Santiago, y a la que no fueron invitados periodistas chilenos, sino sólo japoneses y de algunos medios extranjeros, el ex mandatario aseguró que accedió a la petición que le hizo el Nuevo Partido del Pueblo del país nipón, debido a que quiere utilizar su "experiencia como presidente durante diez años para trabajar a favor de Japón y del mundo".

VIOLACIONES A LOS DDHH Y CORRUPCIÓN

Vistiendo traje oscuro y corbata, siempre sonriente y con la calma que lo caracteriza, el hombre de 68 años que en el año 2000 huyó de Lima durante su tercer mandato presidencial y presentó su renuncia al cargo por fax, tras obtener asilo en Japón, dijo que espera con tranquilidad el fallo del juez chileno Orlando Álvarez, quien debe resolver la petición de extradición presentada por Perú.

Fujimori, quien está procesado en Perú por diez delitos de corrupción y dos de violaciones a los Derechos Humanos, llegó a Santiago de Chile en noviembre de 2005 con intenciones de viajar a Lima para presentarse en las elecciones presidenciales de abril de 2006 que, finalmente, ganó el líder del APRA Alan García.

Perseguido por una orden de captura internacional, fue arrestado en Chile y pasó seis meses encarcelado en un penal de alta seguridad. Después de recibir la libertad bajo fianza, se instaló en una casa del lujoso barrio de Las Condes y luego a un piso cercano a la embajada de Japón en Santiago, desde donde viajó muchas veces a la costa del sur del país y recibió a numerosos amigos y familiares.

Cuando, hace tres semanas, la fiscal del Tribunal Supremo Mónica Maldonado recomendó extraditar a Fujimori debido a la contundencia de los antecedentes presentados por Perú, el ex presidente fue condenado a arresto domiciliario preventivo para impedir su fuga, tras lo cual se mudó al condominio donde ofreció su última rueda de prensa.

Fujimori dijo a los periodistas que el Nuevo Partido del Pueblo le pidió ser candidato, ya que "valoró positivamente lo que hice por Perú, enfrentando flagelos como el terrorismo, la economía desbocada y otros que son por todos conocidos".

"DEFENSA BIEN SUSTENTADA"

Sin perder la sonrisa, señaló que seguirá "con el proceso de extradición hasta el final", y aseguró que tiene "una defensa bien sustentada" y que sus "diez años de buena gestión en Perú" son resultados que puede mostrar en Japón y que lo han llevado a ser candidato.

Señaló que su decisión, que reconoció como "intempestiva", "como otras que he tomado en mi vida pública", fue "bien pensada", ya que, según explicó, "soy uno de los políticos más conocidos del Japón". Al tiempo, negó que esté intentando evitar la extradición con su candidatura al Senado japonés y, al respecto, comentó que sus opositores políticos "han dicho de todo", pero que tiene "la conciencia tranquila, limpia" y que estará en Chile "a la espera de que salga el fallo".

Este miércoles, tras un mes de ausencia por permiso médico, el juez Orlando Álvarez retomó el caso Fujimori, al que se comprometió a dar una dedicación exclusiva.

Fuentes judiciales aseguraron que el magistrado fallará antes del 29 de julio, fecha de las elecciones legislativas japonesas, aunque la sentencia podrá ser apelada por una sola vez ante el Tribunal Supremo chileno, cuyo fallo será inapelable.

Asimismo, fuentes diplomáticas que preparan la visita de la presidenta, Michelle Bachelet, a Japón para el próximo octubre señalaron el domingo en el diario 'El Mercurio' que el Gobierno de Tokio ha "sugerido" a La Moneda que la extradición de Fujimori sea decidida después de esa visita oficial, en la cual la mandataria suscribirá el Tratado de Libre Comercio con el país nipón y celebrará los 110 años de relaciones bilaterales.