Actualizado 12/06/2007 22:02 CET

Crónica UE(2).- La UE lanzará una misión de FRONTEX en Malta pero aplaza la decisión sobre reparto de inmigrantes

Los ministros del Interior de los 27 subrayan que el rescate de los indocumentados en peligro no puede someterse a condiciones previas

LUXEMBURGO, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los ministros del Interior de la Unión Europea respaldaron hoy el lanzamiento el próximo 25 de junio de una nueva misión de patrullas de la Agencia Europea de Control de Fronteras (FRONTEX) en el Mediterráneo para ayudar a Malta a hacer frente a la llegada de inmigrantes irregulares, que se denominará Nautilus, y en la que participarán España, Italia, Grecia, Francia y Alemania.

Los Veintisiete escucharon además la petición maltesa de establecer un mecanismo que permita repartir entre los Estados miembros a los inmigrantes rescatados fuera de las aguas jurisdiccionales europeas para que no sea siempre el mismo país el que asuma la carga, pero aplazaron cualquier decisión sobre este tema y pidieron que sean los embajadores los que lo analicen la semana que viene. No obstante, subrayaron que el salvamento de las personas en peligro no puede someterse a condiciones previas.

El ministro maltés del Interior, Tonio Borg, dijo que este mecanismo de reparto de inmigrantes se aplicaría únicamente a los inmigrantes rescatados en una zona de salvamento fuera de la jurisdicción de los Estados miembros de la UE, por ejemplo Libia. "El problema real no es quién va al rescate, ya que es evidente que el barco más cercano tiene que ir al rescate. El problema es quién acepta a estos inmigrantes y esto es un problema que no puede ser resuelto por Malta en solitario", subrayó.

Malta reclamó que los inmigrantes salvados se distribuyan según un "sistema rotatorio" basado "en el tamaño y en la población" entre los Veintisiete Estados miembros. De manera temporal, estas personas serían llevadas al país europeo más cercano al punto de rescate hasta que se les transfiera al Estado designado, señaló el ministro maltés.

El ministro alemán del Interior y presidente de turno del Consejo, Wolfgang Schauble, aseguró que la UE "lamenta profundamente" las "tragedias humanitarias" que se han producido durante las últimas semanas en el Mediterráneo y recalcó que se trata de un "problema europeo" que requiere una "respuesta política comunitaria". "Lo fundamental es que las personas no pierdan la vida de camino a Europa (...) No hay condiciones para salvar vidas humanas, es una obligación de la UE", recalcó.

Schauble admitió que la situación de Malta es "delicada" y "difícil" y dijo que su propuesta de reparto de responsabilidades será analizada durante las próximas semanas a nivel de embajadores de la UE. Los Veintisiete lamentaron a través de una declaración común "que en algunos medios de comunicación se hayan plasmado de manera equivocada los hechos, echando en cara a Malta algo que no era responsabilidad suya".

Los ministros se referían así a los acontecimientos de las últimas semanas. Por un lado, Malta rechazó acoger a los 26 inmigrantes rescatados por el pesquero español Montfalcó al sur de la isla. Tampoco rescató a 27 africanos que pasaron tres días amarrados a redes de atuneros después de que su cayuco naufragara en el Mediterráneo y fue Italia quien finalmente se hizo cargo de ellos, y rechazó la entrada de un barco francés con 21 cadáveres de inmigrantes rescatados cerca de sus aguas.

REFUERZO DE FRONTEX

Schauble insistió además que FRONTEX tiene que reforzar sus capacidades en el Mediterráneo. "Malta se encuentra en una situación que necesita respuestas. No podemos dejar sola a Malta, tenemos que dar muestras de solidaridad", dijo.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión y responsable de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, reiteró su llamamiento a los Estados miembros para que cumplan sus compromisos y envíen a FRONTEX los barcos, aviones y helicópteros que han prometido.

En este sentido, explicó que piensa desbloquear otros 7 millones de euros para aumentar el presupuesto de la Agencia para 2007, que actualmente se eleva a 35 millones, de manera que pueda prorrogar hasta final del verano tanto la misión en el Mediterráneo como la de las islas Canarias. Frattini señaló además que es necesario aumentar la cooperación con Libia para que participe en las patrullas y acepte el retorno de inmigrantes, aunque se mostró poco optimista porque hasta ahora el Gobierno del país ha rechazado los llamamientos de la UE.

ESPAÑA DEFIENDE UNA RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, defendió por su parte una "responsabilidad compartida" en la UE en materia de rescate de inmigrantes en alta mar, pero alertó de que hay que evitar enviar un mensaje contradictorio a las mafias que trafican con seres humanos, y dejar claro que cualquier persona que intente llegar de manera irregular a territorio europeo será devuelta a su país de origen.

"Si emitimos un mensaje contrario, las mafias pueden volver al eslogan ese, que por suerte en nuestro país ya no funciona, de que el que llega se queda", enfatizó.

Rubalcaba explicó que el Gobierno está trabajando para garantizar la continuidad durante todo el verano de la misión de la Agencia Europea de Control de Fronteras (FRONTEX) en las islas Canarias y anticipó que el operativo actual, formado por un barco y un avión italianos, se mantendrá aunque el avión italiano será sustituido por otro español. Para concretarlo, el ministro del Interior mantuvo una reunión de trabajo con su homólogo italiano, Giulano Amato.