Actualizado 08/05/2007 21:10 CET

Crónica Ulster.- La toma de posesión del gobierno compartido entre protestantes y católicos sella el proceso de paz

Paisley y McGuinness asumen los cargos de ministro principal y viceministro principal y prometen trabajar juntos

LONDRES, 8 May. (EUROPA PRESS) -

La toma de posesión del líder del Partido Democrático Unionista (DUP), Ian Paisley, como ministro principal de Irlanda del Norte y del 'número dos' del Sinn Fein, Martin McGuinness, como viceministro principal del nuevo gobierno compartido entre católicos y protestantes culmina, de forma histórica, proceso de paz iniciado en 1998 con los Acuerdos de Viernes Santo y pone fin al control directo de Londres sobre la provincia.

En una ceremonia en la Asamblea de Stormont, en la que también estuvieron presentes el primer ministro británico, Tony Blair, y su homólogo irlandés, Bertie Ahern, los hasta ahora rivales acérrimos sellaron de forma definitiva sus diferencias históricas y se comprometieron a trabajar juntos por el bien de los norirlandeses. El acto de hoy no hacía sino confirmar lo acordado el pasado 26 de marzo entre Paisley y el líder del Sinn Fein, Gerry Adams, después de que los republicanos aceptaran reconocer a la Policía norirlandesa.

Tras la votación en la Asamblea, Paisley prestó juramento de su cargo, prometiendo cooperar con los católicos y con el vecino Gobierno de Irlanda. Poco después, McGuinness, ex miembro del IRA y que estuvo en la cárcel en dos ocasiones, prestó también juramento como 'número dos' del nuevo Ejecutivo, formado por doce ministros. El juramento obliga a todos ellos a apoyar la Policía en Irlanda del Norte y los tribunales británicos, algo a lo que históricamente el Sinn Fein se había negado hasta ahora.

A continuación prestaron juramento el resto de miembros del gabinete. Los unionistas de Paisley ocuparán cinco carteras, mientras que Sinn Fein tendrá cuatro, los protestantes moderados del UUP recibirán dos y los católicos moderados del Partido Social Demócrata y del Partido Laborista tendrán uno respectivamente.

Una vez concluido el acto, McGuinness y Paisley abandonaron la cámara para reunirse Blair y Ahern, aunque, como mostraron las imágenes de televisión, parecen no haber superado aún su desconfianza, y ambos se sentaron en sillones separados, mientras los dos primeros ministros compartían otro sillón. En la sesión fotográfica al término de tan histórico día, los dos nuevos dirigentes del Ulster tampoco estrecharon sus manos entre sí, aunque sí con el resto de los presentes.

"TIEMPO DE PAZ"

"Creo que Irlanda del Norte ha alcanzado un tiempo de paz, un tiempo en el que ya no primará el odio", declaró Paisley, de 81 años, en la rueda de prensa celebrada inmediatamente después del encuentro. "Qué bueno es formar parte de la maravillosa curación en esta provincia", añadió el líder del DUP.

"Hoy estamos iniciando el camino que creo que nos llevará a una paz duradera en nuestra provincia", aseveró, dando "la bienvenida a la promesa que todos hemos hecho hoy y que es la piedra fundadora sobre la que tenemos que construir".

Por su parte, McGuinness, de 56 años, declaró que las dos partes han "sorprendido a los escépticos" y que ambas gobernarán Irlanda del Norte por el bien de las dos comunidades. "A Ian Paisley, quiero desearle lo mejor en este paso que estamos dando en favor del más grande y apasionante reto de nuestras vidas", añadió.

"Debemos superar las dificultades a las que nos enfrentamos con el fin de alcanzar nuestras metas y aprovechar las oportunidades que ahora se presentan", subrayó, mostrándose confiado en que tanto él como el líder del DUP podrán trabajar juntos. "El camino que hemos tomado tendrá muchas curvas, pero es el camino que hemos elegido", afirmó, subrayando que los norirlandeses han votado en favor de "una nueva era política basada en la paz y la reconciliación".

SERVIR DE EJEMPLO, SEGUN BLAIR

Mientras Blair, uno de los protagonistas de este proceso de paz y que se espera que esta semana anuncie su salida del poder, afirmó que Irlanda ha permanecido "siglos marcada por la viruela del conflicto, las privaciones y el odio", por lo que expresó su esperanza de que el reparto del poder ofrezca la posibilidad de "escapar por fin de las pesadas cadenas de la historia". Asimismo, consideró que Irlanda del Norte puede servir de ejemplo para otros conflictos en todo el mundo.

Blair y Ahern valoraron el papel jugado por Paisley y el Sinn Fein y también se elogiaron mutuamente. "Bertie siempre estuvo allí, dispuesto a superar cada obstáculo, gracias Bertie", declaró Blair. Por su parte, Ahern afirmó que la paz en Irlanda del Norte no habría llegado sin la "verdadera determinación" mostrada durante diez años por Blair, a quien definió como "un amigo verdadero de la paz y un amigo verdadero de Irlanda".

En la ceremonia, a la que asistieron numerosas personalidades, también estuvo presente el líder del Sinn Fein, Gerry Adams. Este consideró que "es un gran día para el pueblo de Irlanda" pero aprovechó para recordar a "todas aquellas personas que han sido asesinadas o heridas durante el conflicto".

Por su parte, el líder del Partido Unionista del Ulster, Sir Reg Empsy, se mostró encantado de que los norirlandeses tengan ahora su propio gobierno, mientras que el líder del SDLP, Mark Durkan, consideró que lo ocurrido hoy "demuestra que cuando se tiene un gobierno que fija un plazo y fija términos y los mantiene, se puede llegar a alguna parte".

Mientras, el ministro británico para Irlanda del Norte, Peter Hain, destacó los enormes preparativos realizados por ambas partes para la cita de hoy y dijo que esto le llena de "optimismo, no sólo porque la oscuridad y el horror del pasado quedan ahora atrás, sino porque hay una verdadera perspectiva de que este gobierno funcione".

Asimismo, subrayó la importancia de lo ocurrido hoy entre Paisley y McGuinnes ya que "hasta hace unas semanas nunca habían cruzado una palabra, ni siquiera al cruzarse en los pasillos en Stormont, y el DUP no reconocía a un republicano".